“Nosotros queremos avanzar y dejar despachado en este gobierno el proyecto de ley que crea la AFP (estatal), pero también la hoja de ruta que nos permita abordar el desafío de fondo en materia de pensiones. Por lo tanto, hay tareas que se van hacer en este gobierno y otras tendrán que hacerse en gobiernos sucesivos”, afirmó ayer el ministro vocero de Gobierno, Marcelo Díaz.

La prioridad que tendrá la creación de la AFP estatal durante la actual administración fue ratificada por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés. “Vamos a tramitar la AFP estatal. La Presidenta nos ha instruido que la tramitemos y eso es lo que vamos a hacer”, recalcó.

El jefe de la billetera fiscal destacó que avanzar en este proyecto permitirá darle más competencia al sistema, “para hacer cosas que otras AFP no hacen”. En este sentido, dio el ejemplo del BancoEstado “que hace cosas que otros bancos no hacen, sin perder plata, sin competir con subsidios encubiertos, para nada, pero sí hace cosas que son diferentes (al resto del sistema bancario). Esa AFP estatal puede dar bastante”, añadió.

Sin embargo, desde el Ejecutivo cerraron la puerta a la posibilidad de que durante la actual administración se realicen cambios más profundos al sistema de pensiones. “Cuando aprobamos el pilar solidario, en el gobierno anterior de la Presidenta (Bachelet), fue una tarea que se inició en ese gobierno y se continuó desarrollando en el gobierno siguiente (…) Hay desafíos que traspasan, por cierto, el umbral de un gobierno”, admitió en La Moneda el vocero Díaz .

Visión similar a la entregada por el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, quien en entrevista con radio Infinita aseguró que “esto va a ser un camino más largo que corto, no hay atajos ni balas de plata”.

Programa de gobierno

El envío de un proyecto de ley para la creación de una AFP estatal y la convocatoria a un grupo de expertos nacionales e internacionales para analizar cambios al sistema fueron unas de las principales propuestas del programa de la Presidenta Bachelet. Sin embargo, los avances han sido lentos.

Por ejemplo, el proyecto para crear la administradora de pensiones bajo el alero del Estado, tras más de dos años en el Congreso, se encuentra congelado en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados.

En tanto, la Comisión Asesora Presidencial de Pensiones -denominada Comisión Bravo- entregó en septiembre de 2015 un informe que consideraba 57 propuestas específicas y tres globales para modificar el actual sistema.

Entre las propuestas principales, la más votada al interior de la instancia considera el fortalecimiento del pilar solidario creado durante el primer mandato de Bachelet, “mejorando el pilar contributivo y la igualdad de género, manteniendo los incentivos esenciales de ahorro, inversión, y crecimiento económico que permiten el financiamiento de las pensiones futuras”.

Dicha opción consideraba, además de la creación de una AFP estatal, otras medidas como el aumento de la edad de jubilación de las mujeres a 65 años, igualándola a la de los hombres. Asimismo, un incremento de la cotización previsional de los trabajadores, pasando de 10% a 14%, pago adicional que debería ser asumido por los empleadores.

Desde el Ejecutivo coinciden en que el comité de ministros que analiza las alternativas propuestas por la comisión Bravo dejará una “hoja de ruta” sobre los cambios que se deben hacer para mejorar las pensiones”. Este desafío es una tarea que tenemos que enfrentar con sentido de Estado, con responsabilidad, haciéndonos cargo de que aquí hay una responsabilidad del conjunto del país de encontrar fórmulas que nos permitan generar mejores pensiones para los chilenos”, manifestó Díaz.

Sin embargo, los diez meses que se ha tomado el grupo de ministros para analizar las propuestas de la Comisión fueron criticados por el líder de dicha instancia, el economista David Bravo.

No obstante, el propio ministro de Hacienda no tardó en responder a los cuestionamientos: “Eran propuestas muy amplias, no completamente coherentes en sí mismas, eran muchas ideas”.

Además, el secretario de Estado dijo que los cálculos considerados en el documento no contaban con todos los antecedentes. “La verdad es que hemos tenido bastante trabajo simplemente en calcular los efectos de las distintas propuestas”, señaló.

Con todo, Valdés justificó que los resultados de la comisión sean vistos con calma por el comité de ministros. “La solución del problema es un tema que tenemos que tomar bien en serio, son temas complejos”, manifestó.

La Tercera