Una deforestación acelerada e incontrolable tala ilegal de madera están acabando con los recursos del bosque que mantienen con agua a los ríos Cangrejal y Danto de La Ceiba.

Lo más preocupante es que estos daños se están dando en las áreas protegidas en la cordillera Nombre de Dios. Las montañas que hace unos años bordeaban la cuenca del Cangrejal han desaparecido y ahora son potreros, cultivos de palma africana y granos básicos, sin importar que este corredor haya sido declarado zona protegida.

Al otro extremo está la cuenca del río Danto, que es el principal afluente que abastece de agua potable a más del 60% de La Ceiba.

La tala ilegal y el tráfico de madera han penetrado zonas sensibles de la montaña. Por estos daños los ceibeños ya sufren la escasez de agua.

En una carrera contra el tiempo, autoridades del Instituto de Conservación Forestal (ICF), Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa), Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (MiAmbiente), Fuerzas Armadas, Alcaldía y otras instituciones, se han unido para detener este flagelo que amenaza con dejar desértica la ciudad, también conocida como la Capital del Ecoturismo en Honduras.

“Hay que tomar control del área, es urgente que actuemos. El daño lo vamos a sentir el próximo año”, advirtió Domingo Pineda, director del ICF en el litoral atlántico.

Una de las medidas que ayudaría a controlar estas actividades, “es la presencia militar, por eso estamos pidiendo los destacamentos en estas zonas, hay que tomar control del área, haciendo monitoreo y vigilancia permanente”, recalcó Pineda.

Los caudales de estos ríos han disminuido y el del Cangrejal es más notorio, sus corrientes este año bajaron impidiendo realizar actividades de rafting, deporte extremo que ha sido su mayor exponente.

“La situación es preocupante porque estamos sintiendo cómo los niveles del agua han bajado por la masiva destrucción de los bosques en las zonas productoras de agua”, aseguró Allan Espinal, subgerente regional del Sanaa.

A corto plazo las autoridades se han propuesto construir dos postas militares; una en el Cangrejal y otra en el Danto.

“Si hay destacamentos militares equipados en estas zonas podemos ir poniéndole un alto a este tema. Para ello se ha creado una comisión conformada por seis instituciones para la construcción de estas postas que deben ejecutarse a coto plazo”, informó Carlos Aguilar, alcalde de La Ceiba.

La Prensa