La candidata costarricense al puesto de Secretario General de la ONU, Christiana Figueres, comparte hoy con los Estados miembros de la organización su visión sobre el cargo.

Al igual que hicieron antes los otros 11 aspirantes, la hasta hace muy poco secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático comparece ante la Asamblea General, donde responderá preguntas de diplomáticos y de representantes de la sociedad civil.

Los diálogos públicos informales con los candidatos a Secretario General constituyen un proceso inédito, al amparo de la resolución 69/321, adoptada por la Asamblea para transparentar la elección del máximo cargo de la ONU.

Se trata de una iniciativa que busca la participación de la comunidad internacional en un proceso tradicionalmente criticado por muchos países, dado el protagonismo casi exclusivo del Consejo de Seguridad, y en particular de las cinco potencias con escaño permanente y derecho al veto (Estados Unidos, Rusia, Francia, China y Reino Unido).

Figueres dijo recientemente a Prensa Latina, que de llegar al puesto, su postura sería acudir a los recursos de la comprensión y la búsqueda del consenso de cara a los grandes desafíos de la humanidad.

De acuerdo con la economista y analista, los actuales tiempos, marcados por conflictos y crisis, demandan un papel protagónico del multilateralismo.

Además de la costarricense, aspiran al cargo Irina Bokova (Bulgaria), Natalia Gherman (Moldavia), Vesna Pusic (Croacia), Helen Clark (Nueva Zelanda), Susana Malcorra (Argentina), Srgjan Kerim (Macedonia), Igor Luksic (Montenegro), Danilo Turk (Eslovenia), Antonio Guterres (Portugal), Vuk Jeremic (Serbia) y Miroslav Lajcák (Eslovaquia).

El Consejo de Seguridad comenzará el 21 de julio las encuestas para definir al que considere mejor candidato, quien de confirmarse su elección, sustituiría a partir de 2017 al sudcoreano Ban Ki-moon, quien el 31 de diciembre culminará su segundo y último mandato de cinco años.

El Pais