Cara a cara fuera del set

El conflicto público que por estos días enfrenta al gobierno nacional y Marcelo Tinelli podría empezar a entrar en una tregua, cuando este mediodía el presidente Mauricio Macri reciba en la Quinta de Olivos al conductor televisivo. Tras la denuncia del animador de haber sido objeto de una campaña sucia en las redes sociales para desprestigiarlo, motorizada por el gobierno nacional, y las declaraciones de Macri del último domingo criticando la imitación que le hacen en ShowMatch, finalmente fuentes de la Casa Rosada confirmaron ayer por la tarde que hoy habrá una reunión cumbre para “bajar los decibeles”. Por la mañana, el jefe de gabinete, Marcos Peña, había salido a negar de plano que el Gobierno estuviera detrás de la campaña en contra del animador, y llamó a “no sobredramatizar” el tema. “Rechazamos de plano cualquier ataque, difamación o coerción a la libertad de expresión”, afirmó Peña.

El encuentro de hoy al mediodía entre Macri y Tinelli buscará bajar el tono a una disputa mediática que fue in crescendo en las últimas semanas. El rumor de una posible reunión entre el Presidente y el conductor había comenzado a circular el lunes pasado, el día posterior a que Macri criticara al conductor por la imitación que el actor Fredy Villarreal hace de su figura. “Es increíble que se ofenda. Tinelli me satiriza de mala manera ante tres millones de personas en televisión y se ofende porque lo critican 30 mil tuiteros”, disparó el Presidente, en declaraciones a La Nación. La crítica presidencial parecía que iba a tener su réplica en el envío del lunes de ShowMatch. Sin embargo, más allá de algunas insinuaciones, Tinelli nada dijo ese día ni la imitación de Macri fue de la partida. La expectativa por la respuesta del conductor que tiene 8,5 millones de seguidores en Twitter le permitió a la emisión del lunes de ShowMatch convertirse en el programa más visto del día de la TV argentina, promediando 17,4 puntos. El boicot en las redes sociales de #ApagarATinelli, evidentemente, tuvo como resultado el inverso al buscado por quienes lo promovían: ShowMatch incrementó en más de 3 puntos la audiencia respecto al del anterior envío.

Como un juego de ajedrez en el que las movidas se piensan con frialdad, sin dejarse tentar por los impulsos, recién una vez que Tinelli hiciera silenzo stampa el gobierno confirmó la reunión que se llevará a cabo hoy al mediodía. Si la nula referencia del conductor en el programa del lunes fue la que destrabó la posibilidad de que el Presidente reciba al animador en la quinta de Olivos, o si en realidad Tinelli ya había sido invitado a la reunión y por ese motivo prefirió callar, es un interrogante que solo los protagonistas conocen. Lo cierto es que la versión de la reunión de hoy al mediodía ya se había instalado el mismo lunes.

La primera señal de que el Gobierno tenía la intención de frenar la guerra comunicacional la dio Peña, ayer por la mañana. Lo primero que hizo el jefe de gabinete fue negar cualquier participación del Gobierno en la campaña de difamación en las redes que recibió Tinelli, tal como allegados al conductor habían confirmado luego de recibir un informe en el que se analizó el comportamiento “automatizado” y “artificial” del hashtag #TinelliMercenarioK. “No tenemos problemas ni con Tinelli con el humor” señaló Peña, contradiciendo a lo dicho por el mismo Macri 48 horas antes. “Creemos que es importante poder aprender en el desafío de unir a los argentinos y bajar un cambio en las agresiones”, agregó el jefe de gabinete, a quien le profirió todo tipo de ironías en uno de sus programas. Tras esa conferencia, fuentes del Gobierno confirmaron el encuentro.

La tensión en la relación entre Tinelli y el Gobierno fue escalando en las últimas semanas. Si bien muchos adjudican el conflicto a la imitación que del Presidente se hace en ShowMatch, en realidad la disputa que subyace detrás de las acusaciones cruzadas tiene que ver con el poder dentro de la Asociación de Fútbol Argentina (AFA). Desde las cercanías del conductor y vicepresidente 1° de San Lorenzo creen que el Gobierno, a través del presidente de Boca Daniel Angelici, hizo todo lo posible para dejarlo afuera de la nueva organización política dentro de la AFA, institución en la que Tinelli siempre había mostrado aspiraciones políticas. La creación de la Superliga, en la que el animador televisivo quedó desplazado, más la intervención de la FIFA en la AFA a través de la Comisión Normalizadora, promovida por el Gobierno y sin darle lugar alguno a Tinelli, fueron las últimas movidas que llevaron a que la relación entre Macri y el animador de ShowMatch ingresara en fase de máxima tensión. La comprobación de Tinelli de que la campaña sucia de la que fue objeto en las redes sociales bajo los hashtags #ChauMarceK y #TinelliMercenarioK fue “automatizada” a través de cuentas truchas y trolls, terminó de quebrar un vínculo que –protocolo mediante– siempre había estado teñido por los celos y el poder.

Sin cámaras, micrófonos ni redes sociales de por medio, finalmente hoy Macri y Tinelli se verán las caras por primera vez luego de haberse tirado con artillería discursiva pesada. La imitación al presidente Macri y la campaña sucia promovida desde las redes sociales seguramente serán algunos de los temas que se abordarán en la charla, que –obviamente– incluirá la foto final con sonrisas de ambas partes. Siempre y cuando, previamente, lleguen a un acuerdo sobre la proyección del conductor dentro del nuevo organigrama del fútbol argentino.

Página 12