La segunda parada de la gira de Macri

Después de descansar en París, el presidente Mauricio Macri viajó ayer a Bruselas. En busca de inversiones y acuerdos de comercio, mantendrá encuentros con la representante de la UE para la Política Exterior, el presidente del Consejo Europeo y con los reyes de Bélgica.

Sigue de gira: Mauricio Macri llegó ayer por la tarde a Bruselas, la capital de Bélgica y sede de gobierno de la Unión Europea (UE), en busca de acuerdos bilaterales y de discutir e interiorizarse sobre los efectos que puede tener el Brexit para la UE, así como un posible coletazo que pueda ocasionarle al país y la región.

En Bruselas, el Presidente se reunirá con la italiana Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior; con el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk; y se verá con los reyes de Bélgica, Felipe y Matilda, en el Palacio Real.

Macri llegó ayer al aeropuerto con Juliana Awada, su esposa, y fueron recibidos por el embajador argentino en Bélgica, Pablo Grinspun; el embajador ante la UE, Mario Verón Guerra; y por Rudolf Huygelen, el director de Protocolo de Bélgica. Luego partieron hacia el Hotel Amigo, donde se alojarán junto a toda la comitiva oficial, integrada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la canciller Susana Malcorra, entre otros.

Ayer al medio día, Macri y Awada almorzaron en París, en un restaurant alejado del hotel, con el fin de evitar el bullicio. Más tarde fueron al aeropuerto para partir a Bélgica.

Mañana martes Macri estará en Berlín, Alemania, donde almorzará con la canciller Ángela Merkel, que lo había invitado cuando fue electo presidente. “Estamos apostando claramente por la integración del Mercosur, converger con la Alianza del Pacífico, y que avance el proceso con la Unión Europea, porque creemos que el futuro pasa por la creación de nuevas redes, y no de levantar muros”, había dicho Macri antes de comenzar la gira por Europa. En ese sentido, también mantendrá reuniones con sus pares empresarios, en este caso los titulares de Mercedes Benz, Volkswagen y Siemens, porque “tienen una larga tradición en Argentina y están anunciando planes de expansión”. Alemania buscaría invertir en tecnología, para aportar al desarrollo de la industria agroexportadora, y así incrementar el intercambio comercial y tecnológico.

Ayer Macri se hizo eco de los dichos del Papa sobre la política nacional, difundidos por el diario La Nación –Jorge Bergoglio aseguró que no tenía ningún problema con el Presidente–. Macri celebró la frase y dijo que “va a servir para que no haya más intermediarios”. Ayer también se conocieron declaraciones de Macri al diario conservador español ABC, al que confió su “alegría” por el triunfo electoral de Mariano Rajoy. Además estimó que Podemos había sido “financiado por el chavismo y también el kirchnerismo”.

El sábado pasado el Presidente se reunió con el mandatario francés François Hollande, para dialogar sobre el impacto del Brexit decidido por la ciudadanía británica, y sobre el comercio (sobre todo de la soja) entre ambos países, sabiendo que hoy Francia atraviesa una de sus mayores crisis, con una tasa de desempleo del diez por ciento, sumado a una perspectiva de crecimiento que no es alentadora. “La reunión fue buena”, una respuesta clásica de Macri para referirse a encuentros de este tipo. Que completó con otra frase que no pierde oportunidad de repetir: “Le confirmé que la Argentina volvió al mundo”.

Página12