Mercosur: Uruguay decidido a entregar presidencia el 30 de julio

Uruguay está determinado a transferirle la presidencia pro témpore del Mercosur a Venezuela el 30 de julio, cuando los ministros de Relaciones Exteriores del bloque se reúnan en el Consejo del Mercado Común que tendrá lugar en Montevideo.

Uruguay hace el llamado de acuerdo a la normativa del Mercosur, en reconocimiento del Tratado y Protocolo de Olivos y en el entendido de que es necesario salir de la inercia en la que está sumido el bloque. Los miembros fundadores llegarán al encuentro sin haber logrado los consensos que pretendía Uruguay.

Brasil y Paraguay se mantienen firmes en su negativa a permitir que el gobierno de Nicolás Maduro asuma el mando del Mercosur bajo el argumento de que el país caribeño debe dar cumplimiento a algunos compromisos para formalizar su ingreso.

A pesar de esta situación, la diplomacia uruguaya no escatimará en sus esfuerzos por lograr su cometido: despojarse de esta situación problemática de una buena vez y poner “lo jurídico por encima de lo político”.

Desde un comienzo esa fue la postura que el presidente Tabaré Vázquez marcó y que el Ejecutivo sostuvo en cada intervención del canciller, Rodolfo Nin Novoa.

Pero la decisión uruguaya fue jaqueada una y otra vez durante las últimas semanas. Durante la visita de la canciller argentina, Susana Malcorra, a Montevideo apareció el primer indicio de que algunas piezas comenzaban a moverse en la región. “Tenemos que conversar”, dijo la ministra sobre el eventual pasaje de la presidencia pro témpore a Venezuela. Ese mismo día, en conferencia de prensa, Nin Novoa y Malcorra anunciaron que no habría una cumbre presidencial.

Una semana después, el Palacio Santos recibía al canciller del gobierno interino de Brasil, José Serra, quien veía en persona a su par uruguayo por primera vez desde la asunción del nuevo gobierno brasileño. La visita de Serra fue de pocas horas y en compañía del expresidente, Fernando Henrique Cardoso.

El canciller brasileño no sólo llegó a reafirmar lazos de amistad sino que su estadía tuvo un objetivo muy concreto: presionar a Uruguay para que no pase el mando a Venezuela. Serra volvió a Brasilia habiendo comprado un poco más de tiempo. Durante su estadía en Montevideo, el canciller brasileño informó que se había acordado un espacio de conversaciones hasta agosto.

El lunes 11 las conversaciones siguieron en el Palacio Santos con la presencia de los vicecancilleres de Argentina y Brasil y los cancilleres de Uruguay y Paraguay. El hecho de que no hubieran viajado los jefes de la diplomacia de Argentina y Brasil ya indicaba que nada concreto saldría de esa reunión.

También llegó a Uruguay la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, en un operativo de presión diplomática. La jerarca venezolana no logró discutir la situación con los representantes de Brasil y Paraguay a quienes acusó de “esconderse en el baño”. La reunión terminó con cada una de las partes aferradas a su posición y sin un horizonte esperanzador para resolver la crisis del bloque.

El jueves 14 los representantes diplomáticos de cada una de las partes volvieron a tener una última comunicación por vía virtual. Y en dos semanas llegará el momento de la verdad para una comunidad que muestra sus falencias.

El Observador


Canciller uruguayo: El Mercosur en un “gran problema”

El Mercosur tiene ante sí un “gran” y “verdadero” problema por el traspaso de la presidencia pro tempore del bloque a Venezuela, un tema que ha desatado una nueva crisis entre sus cuatro socios fundadores (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), reconoció ayer el canciller Rodolfo Nin Novoa.

Uruguay tiene actualmente la presidencia pro tempore del grupo y según el orden de rotación le corresponde a Venezuela asumir el mandato por el segundo semestre de este año.

Pero la inestabilidad política y económica en Venezuela y las denuncias de violaciones a los derechos humanos contra el gobierno chavista de Nicolás Maduro, llevaron a que Brasil y Paraguay se resistan a que Uruguay entregue la presidencia del bloque. Argentina, que bajo el nuevo gobierno de Mauricio Macri también ha sido crítica de Maduro, tampoco ve con buenos ojos que Venezuela presida el Mercosur, menos en medio de las negociaciones con la Unión Europea por un tratado de libre comercio, pero no ha hecho gran cuestión. Uruguay, en cambio, insiste en que debe cumplir con las normas del bloque y entregar la presidencia.

Para dirimir este asunto Uruguay convocó para el sábado 30 al Consejo del Mercado Común (CMC) en Montevideo.

Nin Novoa señaló ayer luego de un encuentro de empresarios de Alemania y Uruguay que desde el último encuentro de cancilleres, el lunes 11 en Montevideo, “poca cosa” se ha avanzado. La semana previa a la reunión de ese lunes 11, el canciller de Brasil, José Serra, propuso a Uruguay postergar la entrega de la presidencia del Mercosur a Venezuela.

“Brasil legítimamente hizo una propuesta y nosotros legítimamente le dijimos que no”, afirmó ayer Nin.

“Hay una situación bastante firme de cada uno de los países del Mercosur. De aquí al 30 seguiremos conversando y veremos cuál es la alternativa que tenemos y cuál es el quórum que tenemos”, agregó.

También el presidente Tabaré Vázquez destacó el viernes que la posición de los socios del Mercosur sigue siendo la misma, es decir, con Uruguay dispuesto a traspasar la presidencia a Venezuela; con Paraguay y Brasil oponiéndose y con Argentina en una posición ambigua.

Nin Novoa aseguró que la decisión sobre el traspaso o no de la presidencia pro tempore al gobierno de Maduro se tomará en la reunión del CMC “si hay quórum”.

“Estamos en un gran problema”, dijo el canciller sobre el estado de las negociaciones para lograr un consenso entre los Estados miembros del Mercosur. “Estamos en un verdadero problema”, insistió luego.

El CMC agrupa a los ministros de Relaciones Exteriores y de Economía de los países miembros del Mercosur y es el principal órgano de decisión del bloque después de la Cumbre de jefes de Estado.

El Mercosur se encuentra en un momento delicado debido a que en el pasado mayo se retomaron las conversaciones con la Unión Europea (UE) para la concreción de un acuerdo de libre comercio entre ambos bloques, un tema que permaneció estancado durante varios años. De estas negociaciones con la UE no está participando Venezuela.

Precisamente, el presidente de Alemania, Joachim Gauck, que ayer sábado finalizó una visita oficial de tres días a Uruguay, señaló, en el mismo acto al que acudió Nin Novoa, que la conclusión exitosa de ese acuerdo “favorecería el desarrollo de las relaciones económicas entre Uruguay y Alemania”.
Jugando entre dos internas.

La situación en torno al traspaso de la presidencia del Mercosur a Venezuela le abrió al presidente Tabaré Vázquez dos frentes: uno con los socios en el bloque regional, y otro con la coalición de izquier- da con la que gobierna. El Frente Amplio le reclama a Vázquez que entregue la presidencia del Mercosur a Venezuela, aunque el gobierno de Maduro tiene críticos en el oficialismo.

VISITA DEL PRESIDENTE GAUCK

Alemania, el principal socio en UE

El presidente de Alemania, Joachim Gauck, destacó ayer las relaciones comerciales que mantiene su país con Uruguay, en un acto en conmemoración de los 100 años de la Cámara de Comercio e Industria Uruguayo-Alemana. “Alemania es el principal mercado de la Unión Europea (UE) para productos uruguayos y el país de Europa del que Uruguay más importa”, dijo Gauck, que ayer finalizó una visita oficial de tres días, durante la que mantuvo una reunión con el mandatario Tabaré Vázquez.

En ese encuentro, los gobernantes hablaron acerca de las negociaciones sobre un acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur. “Una conclusión exitosa de las negociaciones sobre un acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur favorecería por consiguiente también el desarrollo de las relaciones económicas entre Uruguay y Alemania”, aseguró este sábado el mandatario germano. Sobre las relaciones comerciales, que este viernes Vázquez cifró en unos 750 millones de dólares, Gauck subrayó la importancia que tienen las inversiones de empresas alemanas en Uruguay en lo relacionado a las energías renovables.

El País