CNTE exige mesa de negociación con Segob, aunque también acuerda más bloqueos, paro y marchas

Tras el ultimátum del gobierno federal, los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) exigen la inmediata instalación de una “mesa de negociación” con las autoridades, aunque también acordaron hacer más bloqueos carreteros, paro de labores y marchas.

En una lista de acuerdos tras una de sus asambleas nacionales, el pasado sábado 2 de julio, está el punto en el que exigen la instalación inmediata de la mesa de negociación, con la participación de autoridades de la Secretaría de Gobernación (Segob) e integrantes de la Comisión Nacional Única de Negociación de la CNTE, además del acompañamiento e la Comisión Nacional de Mediación (Conamed).

En esa mesa, indicaron, su punto central seguiría siendo la abrogación de la reforma educativa.

A la par de esa exigencia, los profesores de la Coordinadora acordaron hacer un llamado para que se generalice el paro indefinido de labores de los maestros, en todo el país, e incluso diseñar una ruta para que su movimiento de protesta gane apoyo a nivel internacional.

Para el lunes 4 de julio, tienen previsto iniciar lo que denominaron como una jornada nacional de lucha de 72 horas, hasta el próximo 6 de julio. En ella, se mencionan “bloqueos carreteros y en puntos fronterizos, mítines y concentraciones en empresas transnacionales, libre peaje en casetas de cobro”.

El 5 de julio, tienen previsto un “paro indefinido de labores de los trabajadores de la educación de la Sección 9 Democrática en el marco de la Huelga Nacional Magisterial, y una “marcha nacional magisterial popular”, del Ángel de la Independencia al Zócalo, a las 16:00 horas en la Ciudad de México.

Para el miércoles 6 de julio, acordaron continuar con el plan de una caravana motorizada rumbo a Nochixtlán, Oaxaca, y entregar ahí víveres y medicamentos.

En Nochixtlán, el 19 de junio pasado, se dio un choque violento después de que la Policía Federal y policías estatales acudieran a desalojar un bloqueo de la CNTE y de sus simpatizantes.

De acuerdo con autoridades estatales y federales, grupos radicales infiltrados en la protesta de la CNTE fueron los responsables de que el desalojo desembocara en un enfrentamiento en el que murieron nueve personas, aunque están en marcha investigaciones para definir quién disparó las balas que provocaron fallecimientos.

Tras esos hechos, tanto la CNTE como Gobernación acordaron tener mesas de diálogo.

Han tenido un par de esos encuentros, aunque por un lado el gobierno federal ha mantenido la postura de que no es negociable la reforma educativa que establece la evaluación obligatoria de los maestros, y por el otro lado la CNTE ha señalado que debe de cancelarse.

A la par de esas mesas, la Coordinadora ha mantenido sus bloqueos, también exigiendo que sea liberado uno de sus principales líderes, Rubén Núñez, y que se haga justicia para las víctimas de Nochixtlán, y ante esas acciones de afectación en las carreteras es que Gobernación lanzó el ultimátum.

“Se ha agotado el tiempo, los bloqueos y las afectaciones a la ciudadanía deben de terminar. Por ello en breve se estarán tomando las medidas necesarias para permitir el tránsito en vías estratégicas y el reabastecimiento de las comunidades”, dijo el secretario Miguel Ángel Osorio Chong el viernes pasado, aunque sin detallar cuándo se tomarían esas medidas.

Osorio Chong mencionó que el gobierno había estado abierto el diálogo, aunque con la condicionante de que no se afecte a los ciudadanos con bloqueos carreteros.

“Sí al diálogo y sí a los soluciones pero no por encima de la sociedad”, expresó el funcionario federal.

Animal Político


CNTE se declara en estado de alerta

Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) continúan con bloqueos en por lo menos 20 puntos en Oaxaca que impiden el libre tránsito en las principales carreteras de la entidad, a pesar de la advertencia del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, de que “el tiempo se agotó” y se tomarán medidas para levantar los cierres.

Por ello, la disidencia magisterial se declara en “estado de alerta” y atenta a cualquier acción que se pueda dar por parte del gobierno federal en los estados de Oaxaca y Chiapas y desde anoche, en la Ciudad de México, los líderes se reunieron para definir las acciones que seguirán esta semana, informó José Antonio Altamirano, miembro de la dirigencia de la CNTE y de la Sección 22 de Oaxaca.

Indicó a EL UNIVERSAL que a nivel nacional las acciones serán definidas en la Asamblea Nacional Representativa de la CNTE, en la que se analizará el ultimátum que dio Osorio Chong y que para ellos implica que se prepara un operativo de desalojo.

En Oaxaca, a dos semanas de que inicie la Guelaguetza, autoridades estatales indicaron que los maestros permanecen con sus barricadas en al menos 20 puntos, como en la autopista Puebla-Oaxaca, a la altura de Nochixtlán, donde el pasado 19 de junio se enfrentaron policías federales, docentes y pobladores; los bloqueos se extienden de la región de Valles Centrales, la Mixteca a la Costa; se ubican en zonas estratégicas como la carretera hacia Salina Cruz, donde está una de las principales refinerías del país.

Abren paso intermitente en Juchitán. Maestros y padres de familia permitieron el paso intermitente en la Carretera Transístmica, a la altura del lugar conocido como Canal 33. Dieron paso una hora por dos de bloqueo.

“Tomamos el acuerdo de abrir el paso intermitente como una muestra de voluntad de diálogo del magisterio, pero si no vemos respuestas positivas de la Segob, el lunes volveremos a bloquear en forma permanente”, dijo el representante de los maestros de esta ciudad, José Ángel Santiago.

Este bloqueo se instaló desde el 12 de junio, tras la detención de sus líderes Rubén Núñez y Francisco Villalobos, originario de esta ciudad, en donde las escuelas públicas están cerradas.

Otros puntos de las carreteras del Istmo de Tehuantepec amanecieron despejados. “Hoy sólo hay bloqueos en cuatro puntos”, informó el delegado de Protección Civil, Tore Knape Macías.

En Chiapas. La CNTE se declaró en alerta máxima en los 8 bloqueos carreteros que sostiene en diferentes puntos estratégicos, pese a que abrió uno de los dos carriles del puente internacional de Ciudad Hidalgo por el que pasaron centenares de vehículos pequeños como taxis y transporte público.

Manuel de Jesús Mendoza Vázquez, secretario general suplente de la Sección 7, dijo que el aviso fue lanzado “para evitar cualquier sorpresa del gobierno federal, ya que existe la amenaza de reprimir nuevamente” a los maestros de la CNTE.

En el caso de la Sección 9 de la Ciudad de México, tras una reunión, acordaron que el martes estallará un paro indefinido en escuelas de la capital del país, se hará “en el marco de la acumulación de fuerzas”, dijo.

Se acordó también que el 6 de julio marcharán a partir de las 16:00 horas de la Glorieta de la Columna de la Independencia al Zócalo; se prevé que participarán maestros de varios estados.

La movilización se coordinará con el plan de acción nacional que se definía anoche en la Asamblea Nacional Representativa de la CNTE.

Detalló que se fortalecerá la coordinación de acciones con sindicatos con los que la CNTE ha tenido reuniones bilaterales y que son afines, como el Mexicano de Electricistas, de la UNAM, Telefonistas y la Alianza de Tranviarios de México, y otras universidades como la Autónoma Metropolitana y de la Ciudad de México.

Respecto al plantón instalado en la Plaza de la Ciudadela, señaló que se reforzará a partir de este lunes.

El Universal


Legisladores se reunirán con CNTE después del periodo extra

El presidente de la Comisión de Educación del Senado, Juan Carlos Romero Hicks, dijo que el Congreso no suspende su decisión de dialogar con los maestros de la CNTE, pero estos deben dejar la violencia porque los bloqueos a comunidades marginadas son hechos que vulneran los derechos de terceros “y son reprobables”.

Aunque estaba previsto que la Comisión Permanente recibiría en audiencia a las dirigencias de las secciones de Michoacán, Oaxaca, Distrito Federal y Guerrero adscritas a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ayer, legisladores confirmaron que se difirió hasta después del periodo extraordinario.

En entrevista, Romero Hicks dijo que el momento es muy tenso, porque por un lado está la postura del gobierno de que el tiempo se acabó para los bloqueos y, por el otro, la disidencia magisterial persiste en obstruir las vías de acceso para que las comunidades reciban el abasto de medicinas, alimentos y combustibles, entre otros productos y servicios.

“Me da la impresión de que lamentablemente los diálogos con la Secretaría de Gobernación no han tenido éxito; hay aspectos reglamentarios que tienen que ver con la reforma educativa y el cambio constitucional para aprobarlo es inviable, en mi opinión, y no se han encontrado rutas de solución”, lamentó el legislador.

Al abundar que los maestros han transgredido el Estado de Derecho al bloquear los accesos a vías públicas y al mismo servicio de la educación, pero también ello es producto de una debilidad mostrada por las autoridades federales y locales.

Dijo que pese a ello, en el caso del Congreso no se va a cancelar la audiencia que solicitaron las dirigencias de las secciones 9, 14,18 y 22 del SNTE adherido a la CNTE, porque ya es un acuerdo de la Segunda Comisión, aunque es importante tener un acuerdo sobre los formatos, tiempos y el ambiente para realizar la reunión con los maestros.

El legislador criticó, no obstante, que los maestros persistan en su actitud de confrontación y violación al Estado de Derecho, pues de ha generado una situación de descomposición que se debe remontar mediante el diálogo.

“Ojalá que el diálogo hiciera entrar en razón a estas personas para que se entienda que hay derecho de educación, de salud, de libre tránsito, que se tiene que armonizar con sus ocupaciones, que por muy justificadas que pudieran ser no pueden transgredir los derechos de otra persona; hay límites a ese respecto”, puntualizó.

Milenio