La Seremi de Salud Metropolitana notificó a McDonald’s sobre la prohibición de entregar juguetes junto a la “Cajita Feliz” debido a que ello no está acorde con la nueva ley de etiquetado de alimentos.

La decisión fue informada a la empresa luego que los análisis realizados por el Instituto de Salud Pública (ISP) arrojaran altas dosis de sodio en los productos comercializados por la empresa.

Los elementos que no cumplieron con la normativa son la mostaza usada en la salsa que se le agrega a las hamburguesas y los nuggets de pollo, que tienen 879 miligramos de sodio por cada 100 gramos, superando los 800 permitidos.

Junto con esto, la autoridad sanitaria anunció que iniciará un sumario contra un local de la cadena ubicado en Ñuñoa, desde donde se tomaron las muestras para realizar este estudio.

De esta manera, el ISP desestimó los polémicos resultados tras las pruebas realizadas por el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Chile (INTA) en base a una muestra entregada por la propia compañía.

Cooperativa