Obama convierte en ley el proyecto PROMESA

Al insistir en que es “un primer paso”, el presidente Barack Obama convirtió la tarde de ayer en ley el proyecto que establece una junta federal para controlar las finanzas e impulsar la reestructuración de la deuda pública de Puerto Rico.

El mandatario estadounidense suscribió la medida frente a un grupo de funcionarios -incluido el secretario del Tesoro, Jacob Lew, y su consejero, Antonio Weiss- en una breve ceremonia en el Despacho Oval, horas antes de que el gobierno de Puerto Rico entre en el impago más masivo de la actual crisis fiscal y de deuda pública.

La legislación –que coloca una nueva capa de autoridad entre los gobiernos de Estados Unidos y Puerto Rico- fue aprobada ayer en el Senado y el pasado día 9 en la Cámara de Representantes.

Mañana el gobierno de Puerto Rico tiene previsto incumplir con gran parte del servicio de la deuda, que ronda los $2,000 millones.

Al firmar la medida el presidente Obama sostuvo que quería decirle a los puertorriqueños que “no han sido olvidados”.

Minutos antes de firmar la legislación, el gobernador Alejandro García Padilla anunciaba en San Juan dos órdenes ejecutivas para poner en vigor la Ley de Moratoria y suspender el pago de las obligaciones generales garantizadas por el Estado Libre Asociado.

En un breve mensaje, Obama, por su parte, destacó que Puerto Rico se ha enfrentado a una dura crisis económica y que la medida permitirá evitar que se disminuyan servicios básicos a la población.

“No va a ser suficiente para resolver todos los problemas a que Puerto Rico se enfrenta, pero es un importante primer paso para crear estabilidad, y mejores servicios, y mejor prosperidad a largo plazo para el pueblo de Puerto Rico”, dijo el presidente Obama, quien momentos antes firmó un proyecto de “mejoras” a la ley federal de acceso a información.

Un grupo de periodistas, incluido El Nuevo Día, presenció la firma de los proyectos de ley.

“Como consecuencia de la incapacidad para reestructurar su deuda, (en Puerto Rico) hay hospitales, ambulancias y servicios básicos sin poder operar. Trabajadores del gobierno a los que no se les ha podido pagar”, alegó el presidente Obama, acentuando el panorama que su gobierno ha dado en Estados Unidos sobre la crisis.

Para el presidente Obama- quien agradeció la tarea del Tesoro y los líderes del Congreso con respecto a la legislación que lleva como título “PROMESA”-, la dura situación económica, “ha causado enormes sufrimientos a Puerto Rico”.

El próximo paso para el presidente Obama será el nombramiento de los siete miembros de la junta, cuatro de los cuales serán propuestos por los líderes republicanos del Congreso, el senador Mitch McConnell (Kentucky) y el speaker cameral Paul Ryan (Michigan).

El Nuevo Día