La ayuda de diferentes países durante el proceso del el conflicto armado de los años 80s en El Salvador ha sido parte fundamental para que diferentes comunidades se empoderen en sus territorios y se preparen para luchas por sus derechos humanos.

Así como la intervención de países en ayudar en la prolongación del conflicto en beneficios de un gobierno Militar comandado por ARENA, también existían organización sociales internacionales que trataron a toda costa de ayudar a las comunidades Salvadoreñas.

Durante este proceso de acompañamiento a las comunidades de El Salvador , la organización Canadiense Salvaide, y organizaciones estadounidenses como Fundación Share, Ciudad Hermanas acompañaron a CRIPDES (Asociación de Desarrollo para El Salvador) en un encuentro de solidaridad entre países hermanos que apoyan el desarrollo de los pueblos comprometidos en la lucha popular.

Pero además de ser un convivio de celebración por este enlace de ayuda durante 30 años también es un pronunciamiento a las violaciones de derechos humanos en la actualidad como el caso de la protección de los recursos naturales ya que como es sabido muchas empresa transnacionales buscan apoderarse de tierras salvadoreñas para poder producir suministros para sus empresas.

Alfredo Marroquín representante de SALVAIDE, Canadá, asegura que el compromiso de ayuda que se adquiero desde el conflicto armado aún sigue en pie para luchar contra cualquier gobierno nacional o internacional e incluso las empresas transnacionales que buscan un beneficio individual.

“Desde los años 80 habido un acompañamiento reafirmando los compromiso a la protección de la vida que incluye el respeto a la vida humana, el respeto al medio ambiente, estamos conscientes de los proyectos de minería metálica, estamos acompañando a las comunidades que dicen no a la minería. Demandamos al estado canadiense y al mismo tiempo al estado salvadoreño para que de lo más pronto posible la aprobación de la ley del agua y la ley contra la minería metálica y agradecemos a las comunidades que participamos de forma organizamos e invitamos a las comunidades que no están organizadas a que nos unamos”.

Por su parte Carol Murray de Ciudades Hermanas dice estar consiente de la amenaza de compañías internacionales que explotan los recursos naturales por lo que manifestó el apoyo total al pueblo salvadoreño.

De una manera relacionada los preocupa mucho las compañías internacionales Estadounidense que están llegan al país y la manera que están explotando los recursos naturales aquí en El Salvador y estamos enfocados en el tema de Pacific Rin y Oceana Gold y consideramos que El Salvador no debe pagar ninguna centavo (a la empresas minerías que demandaron al estado salvadoreño por no permitir la explotación de los recursos naturales)

Además las organizaciones internacionales mostraron preocupación ya que a pesar de 24 años de la firma de los acuerdos de paz aún no hay avances significativos en la construcción de democracia en El Salvador y que hace falta una política económica a beneficios de las mayorías que además del tema ambiental existe una explotación a los sectores más vulnerables lo que da origen a un síntoma de pobreza, por lo que el llamado es al gobierno Salvadoreño para compensar a las comunidades del país.

Vanguardia SV