Manifestante en Duitama murió por granada lacrimógena: Medicina Legal

Este jueves, Medicina Legal anunció que Luis Orlando Saiz había fallecido por el impacto de una granada lacrimógena. La Policía sostenía que había muerto por una explosión de un artefacto, pero la necropsia no encontró ningún rastro de explosivos en su cuerpo.

“La causa de muerte corresponde a un trauma craneoencefálico severo producido por un proyectil de alta velocidad lacrimógeno, de una granada de gas lacrimógeno a nivel craneoencefálico. No se halló ninguna otra lesión adicional a esto”, dijo el director del Instituto de Medicina Legal Carlos Valdés.

La granada impactó en la cabeza de Orlando Saiz y le produjo lesiones mortales.

Agregó que los resultados y los estudios complementarios ya fueron enviados a la Fiscalía para la investigación correspondiente.

“Estamos haciendo los estudios balísticos, sobre todo, de lugar para poder determinar distancias. El resultado del análisis que se haga se le informará a la Fiscalía General de la Nación”.

Aclaró además, que Medicina Legal practicó la necropsia ciñéndose a los protocolos internacionales, en este caso, el protocolo de Minnesota (EE.UU.).

El Esmad de la Policía utiliza este tipo de granadas, pero se supone que no debe dispararlas ni a corta distancia ni contra las personas. (Lea también: Violencia por paro de camioneros se desbordó en Boyacá)

El director de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto, aseguró que la institución: “es respetuosa del dictamen emitido por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses sobre las causas del fallecimiento del ciudadano Luis Orlando Sáenz, ocurrido la tarde del pasado martes 12 de julio en Duitama (Boyacá)”.

De igual forma, resaltó que era lamentable que se hubiera perdido una vida, y afirmó que “cursan las investigaciones pertinentes, las cuales serán respetuosas del debido proceso y de todas las garantías constitucionales y legales, con plena transparencia e imparcialidad”.

El director de la Policía Nacional dijo que en el momento de los hechos, en los que falleció Luis Orlando Sáenz, “los efectivos del Esmad, eran atacados con piedras, palos, artefactos explosivos y bombas incendiarias por parte de los manifestantes, en momentos en que intentaban cumplir con el mandato constitucional, legal y reglamentario de desbloquear la vía, obligó al uso legítimo de la fuerza proporcional, con la activación de protocolos y utilización de mecanismos no letales”.

El general Nieto ofreció sus sentidas condolencias a la familia del señor Sáenz y ofreció su acompañamiento, al declararse dispuesto a asistir donde se requiera para esclarecer los hechos que rodearon la muerte de este joven.

Luis Orlando Saiz, un hombre de 30 años que trabajaba en una fábrica de carrocerías de Duitama, Boyacá, fue la persona que resultó muerta durante una manifestación que los camioneros realizaron el martes en ese municipio.

Andrés Saiz, su hermano, aseguró que Luis Orlando no estaba participando en las protestas: “Él no manipulaba ningún artefacto, venía de trabajar y de casualidad pasaba por ahí”, dijo.

Según las versiones que dan los hermanos de la víctima y los manifestantes, su muerte habría sido ocasionada por el impacto de un arma aturdidora que lo golpeó en el rostro y que, dicen ellos, fue disparada por agentes del Esmad.

El Tiempo


Presidente Santos anuncia medidas para enfrentar el paro camionero

En la declaración más contundente que se le haya escuchado en los 38 días que lleva el paro camionero el presidente de la República, Juan Manuel Santos, anunció en la mañana de este jueves una serie de medidas con las cuales -según señaló- se espera devolver a los colombianos sus derechos a la alimentación, la movilización y al trabajo.

“Es evidente que la forma y las exigencias en esta protesta van en contravía de los derechos de los colombianos a la seguridad alimentaria, a la libre circulación, a la tranquilidad y al trabajo”, manifestó Santos desde la Casa de Nariño donde estuvo acompañado por su equipo de gobierno.

Este paro “afecta gravemente todo el aparato de producción nacional” y “es mi deber como jefe de Estado proteger siempre el interés general y los derechos de los colombianos frente a los intereses económicos de unos pocos”.

En el paquete de medidas que dispuso y que se aplican de forma inmediata está la inmovilización e incautación de los vehículos que se usen para bloquear las vías o impedir el servicio de transporte.

De la misma manera dispuso cancelar la licencia a los conductores que participen en bloqueos; cancelar la licencia de operación a propietarios y empresas e imponer multas hasta por 480 millones de pesos; además de cancelar las matriculas de los vehículos que se presten para vías de hecho.

Otra de las determinaciones está relacionada con la habilitación, temporalmente, de vehículos particulares para transportar carga. Anunció además que se establecerá un centro logístico para facilitar el movimiento de carga en coordinación con los empresarios y los transportadores que quieren trabajar.

A esto se suma el que no se habilitarán las básculas y en los peajes se dispondrá de más funcionarios para agilizar la movilidad de los camiones.

En cuanto al orden público, el presidente de la República dijo que la Fuerza Pública se ha hecho presente en las carreteras y ha protegido más de 1700 caravanas contra las agresiones y actos violentos.

Sobre la militarización de las carreteras manifestó: “He dado la orden de duplicar el número de efectivos de nuestra Fuerza Pública en las carreteras. Serán 50.000 hombres quienes garantizarán la seguridad en las vías y acompañarán las caravanas de las empresas que quieren seguir trabajando”.

Pese a las medidas que por parte de los camioneros fueron consideras como impositivas y militares, el presidente Santos reiteró la disposición del Gobierno Nacional para encontrar soluciones concertadas, “pero realistas para los reclamos de los transportadores, en particular los más pequeños”.

“Nuestra voluntad de lograr acuerdos requiere que se acaben las vías de hecho y violencia y que los derechos de todos los colombianos sean respetados. Así hemos actuado y así lo seguiremos haciendo”, sostuvo.

El mandatario indicó que si se aceptan las exigencias que están sobre la mesa, se suben un 10% los productos de la canasta familiar.

Frente a la chatarrización señaló que es inaceptable mantener el actual esquema porque es un foco de corrupción y en vez de disminuir la sobreoferta de camiones está produciendo el efecto contrario.

“Esta corrupción la tiene identificada el Fiscal General quien anoche informó que va a proceder contra ellos. Estos individuos han convertido el programa de chatarrización en un negocio particular en el que las principales víctimas son los pequeños transportadores”.

Para Santos es claro que existe un cartel del transporte que fija los precios y prohíbe la competencia.

El Universal


Camioneros dicen no saber qué hacer tras las medidas Gobierno

Los camioneros “no saben qué hacer” después de que el Gobierno anunció duras medidas para mantener el orden en las carreteras, dijo el presidente de la Asociación de Transportadores de Carga (ATC), Luis Orlando Ramírez.

“El desespero de los camioneros es que no sabemos qué hacer. El Gobierno cuando es por diálogo no atiende, y cuando es por vías de hecho toma medidas restrictivas”, dijo Ramírez.

El presidente de la ATC, una de las organizaciones que inició la protesta, reaccionó así a las medidas presentadas por Santos frente al recrudecimiento de la protesta camionera.

“Es la primera vez que vemos al presidente opinando sobre el tema del transporte y lo hace de manera reaccionaria, lo hace tomando medidas contra nosotros, tratando de prohibir el derecho a la protesta”, comentó Ramírez, quien dijo sentirse “preocupado”.

“La declaramos pacífica, sí entendemos que se salió de casillas porque llegan actores diferentes a esto que muchas veces no son los mismos camioneros”, sostuvo.

Andrés Alzate, portavoz de la ATC, dijo que ante la posibilidad de que les incauten los vehículos los transportistas retirarán los automotores de las vías para “proteger su patrimonio”.

“Nuestra protesta seguirá siendo pacífica, la diferencia va a ser que en la mayoría de puntos los vehículos ya no van a estar apostados a los lados de la vía (…) Ante la amenaza de que nos expropien los vehículos pues nosotros la única solución,que vemos, es guardarlos”, indicó Alzate.

Minuto 30