Concluye sin acuerdos la segunda mesa política entre SG y CNTE

El segundo día de diálogo de la mesa política entre la Secretaría de Gobernación (SG) y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) terminó sin avances y continuará el 21 de julio, para que el Ejecutivo federal entregue respuestas a las demandas magisteriales. Aunque la dirigencia sindical subrayó que mantienen como eje la abrogación de la reforma educativa, el centro de la discusión fue la reparación de las consecuencias de la lucha.

Pese a condenar el ‘‘incumplimiento’’ en entregar una respuesta ayer, el dirigente de la sección 7, Adelfo Gómez, dijo que se mantendrán en la negociación y rechazó que esta censura represente un ultimátum.

A pregunta expresa sobre la convocatoria de la Secretaría de Educación Pública (SEP) a participar en el debate sobre el modelo educativo, el líder sindical descartó esta posibilidad, pues para la CNTE la única mesa de negociación con el Estado es la de la Secretaría de Gobernación.

En entrevista, Gómez resumió los alcances de la reparación de las consecuencias de la lucha magisterial contra la reforma educativa, que se trabaron ayer en la discusión: ‘‘presos políticos’’, despidos, descuentos a los maestros, así como Nochixtlán. Sin embargo, ratificó que las movilizaciones en los estados continuarán y deslizó que si las respuestas siguen retrasándose se podrían endurecer en diversas entidades.

La víspera la comisión negociadora entregó una agenda que contemplaba el conjunto de propuestas a discutir en la mesa política, entre las que destacaban la liberación de una treintena de presos del magisterio. Otro rubro central para la CNTE en esta mesa son las gestiones para involucrar al Congreso, a fin de modificar la reforma educativa mediante una nueva iniciativa que anule aspectos nodales contra los cuales desde su aprobación se han opuesto.

Este viernes el magisterio disidente ya tiene pactada una cita en el Senado para comenzar a allanar el camino legislativo, barajándose, entre otras alternativas, la posibilidad de promover una iniciativa ciudadana cuyo tratamiento en el Congreso sería más ágil que una eventual iniciativa partidista o pluripartidista.

Asimismo, la revisión de un paquete de acciones para revertir las consecuencias sancionatorias que le ha acarreado a la CNTE la movilización contra la reforma y su rechazo a participar en la evaluación docente; centralmente el despido de poco más de 8 mil mentores por no acudir al examen.

De igual forma, el pago de salarios desde el inicio –el pasado 15 de mayo– de un paro indefinido de labores, así como el cese de todo descuento a docentes y directores que se han sumado a las acciones de protesta en diversos estados.

Paralelamente, se busca revertir otra de las medidas en contra de las secciones sindicales opositoras: el congelamiento de las cuentas sindicales. La CNTE ha colocado como otro de los puntos en la mesa política el libre acceso a sus cuentas bancarias.

Al término de la reunión de ayer, que por parte de Gobernación encabezó Luis Enrique Miranda, subsecretario de Gobierno, Gómez aseguró que la ausencia de respuestas refleja ‘‘falta de seriedad’’ de la dependencia. ‘‘No se ha concretado nada en absoluto a pesar de que hemos entregado puntualmente la relación de todos los daños ocasionados por la lucha contra la reforma’’.

Interrogado sobre la posibilidad de que frente a la demanda de abrogación se optara por una larga ruta legislativa, Gómez mencionó que es importante para la coordinadora comenzar con la abrogación y, en segunda instancia, buscar una nueva reforma.

Sin embargo, adelantó que serán pacientes en esperar el procesamiento. ‘‘En una negociación se van acercando las posiciones y otras situaciones para dar una ruta de salida’’ a este tipo de conflictos, dijo.

La CNTE adelantó que el acuerdo original con la dependencia federal, que incluye continuar con la mesa política e instalar las mesas educativa (19 de julio) y social (21 de julio), se mantiene inalterable. Señaló que aguardaron más de un año sin diálogo, pero mantendrán la paciencia para participar en las negociaciones pactadas con la Secretaría de Gobernación.

En tanto, interrogado sobre los avances en la negociación, Pietro Ameglio, de la Comisión Nacional de Mediación, respondió escuetamente: ‘‘Se avanza, son partes muy agraviadas, pero existen condiciones para avanzar’’.

La Jornada


La reforma educativa se mantiene ‘‘inalterada’’, asegura Peña Nieto

La reforma educativa ‘‘se mantiene inalterada’’. Los acuerdos tomados en las secretarías de Educación Pública y el diálogo en curso en Gobernación con los liderazgos magisteriales se ubican en el marco de la ‘‘relación laboral’’, aseguró el presidente Enrique Peña Nieto.

En entrevista, y a la pregunta de si el gobierno se ha doblegado ante las exigencias de los profesores, el mandatario fue insistente: ‘‘Nada de lo que se ha acordado a partir de esta revisión significa dar marcha atrás a la reforma educativa’’.

De inicio, el mandatario pidió recurrir al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, para conocer el sentido de las decisiones tomadas con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y vinculadas a los sistemas de evaluación docente.

La reforma educativa, expuso Peña Nieto, tiene un marco para realizar eventuales revisiones y así hacer más eficiente su aplicación en el propósito de elevar la calidad de la enseñanza.

‘‘No hay marcha atrás’’

‘‘Pero de ninguna manera el acuerdo tomado por el secretario de Educación con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, y los diálogos que están teniendo con la coordinadora (Nacional de Trabajadores de la Educación), significan dar marcha atrás a la reforma educativa’’ o alterar su propósito de elevar la calidad de la enseñanza.

Ni siquiera significa, añadió Peña, hacer cambio legal o alguna modificación ‘‘a lo que hoy nos mandata la ley, sino que están dentro del marco de lo que contiene la propia reforma educativa (de) eventualmente hacer revisión…’’

Lo que hoy se hace, insistió el presidente Peña, es ver otros aspectos ‘‘que nada tienen que ver con el sentido de la reforma’’. Y definió: ‘‘Los acuerdos tomados están más en el marco de la relación laboral entre la SEP y el SNTE, que con lo que es el sentido propio de la reforma educativa’’. Enseguida precisó el sentido inalterable del nuevo régimen de enseñanza para elevar la calidad de la misma:

‘‘Yo espero encontremos los mecanismos y las formas de que vaya entrando, de que vaya permeando y sea ampliamente conocida para que se conozcan los beneficios que tiene para los propios maestros, especialmente para nuestros jóvenes y estudiantes, para los propios padres de familia participantes de la comunidad escolar y en los espacios educativos (donde) hay un plan y un programa para que tengamos escuelas mucho más dignas’’.

Las respuestas del mandatario federal se dieron luego de participar en el arranque de la Campaña Nacional de Reforestación 2016, donde, al igual que otros integrantes de su gabinete y del gobierno de Tlaxcala, sembró un árbol.

La Jornada