“Reconozco que cometí un error. Pido perdón”: EPN sobre su casa blanca

El presidente Enrique Peña Nieto pidió perdón por la “indignación” que causó la compra de la casa blanca de las Lomas de Chapultepec a un contratista del gobierno, cuya existencia fue revelada por una investigación de Aristegui Noticias.

“Si queremos recuperar la confianza ciudadana todos tenemos que ser autocríticos. Tenemos que vernos en el espejo. Empezando por el propio presidente de la República. En noviembre del 2014, la información difundida sobre la llamada casa blanca causó gran indignación.

“Este asunto me reafirmó que los servidores públicos además de ser responsables de actuar conforme a derecho y con total integridad, también somos responsables de la percepción que generamos con lo que hacemos, y en esto, reconozco que cometí un error.

“No obstante que me conduje conforme a la ley, este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno. En carne propio sentí la indignación de los mexicanos. La entiendo perfectamente. Por eso con toda humildad les pido perdón. Les reitero mi sincera y profunda disculpa por el agravio e indignación que les causé.

“Cada día a partir de ello estoy más convencido y decidido a combatir la corrupción”, indicó el mandatario, momentos antes de promulgar las leyes anticorrupción que hacen operante el Sistema Nacional Anticorrupción.

Aristegui Noticias


Tras confesión de Peña sobre la Casa Blanca, el caso no debe quedar impune: legisladores

Las bancadas de PRD y Movimiento Ciudadano (MC) en la Cámara de Diputados, así como los líderes del partido del sol azteca y del PAN en el Senado, consideraron insuficiente el perdón que pidió el presidente Enrique Peña Nieto por el escándalo de la llamada Casa Blanca, y señalaron que se trata de un caso que no debe quedar en la impunidad.

También indicaron que la renuncia de Virgilio Andrade a la Secretaría de la Función Pública (SFP) fue tardía, ya que desde antes fue cuestionado por cubrir a Peña Nieto en el escándalo que generó la compra del inmueble ubicado en las Lomas.

El coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri, expuso que el gesto de Peña Nieto se trata en realidad de “una confesión, y si existe una irregularidad, debería someterse a los tribunales; que se aplique la ley respectiva”.

Consideró que “en un país con régimen de derecho, lo mejor sería una renuncia que una disculpa, porque es algo muy serio. No podemos creer que esa disculpa sea sincera, y si se la va a pasar ofreciendo disculpas, eso no resuelve el problema de la impartición de justicia en México, que debe ser pareja y castigar a quien cometa irregularidades, sin distinguir a nadie”.

Para el coordinador de MC, Clemente Castañeda, “pedir perdón sin asumir las consecuencias de un error no es un ejercicio de ética pública, sino de demagogia”.

En la vida pública “lo ético no es pedir perdón, sino rendir cuentas, dar una explicación y asumir las consecuencias de los actos cometidos”, subrayó, y resaltó que la compra irregular de ese inmueble no puede reducirse a sólo disculparse ante las cámaras de televisión.

El coordinador de los senadores del PRD, Miguel Barbosa, destacó que es “un hecho inédito en la política mexicana, pues nunca un presidente de la República había pedido perdón al pueblo de México”. Existe en la sociedad la percepción de que el ejercicio del poder público, a escalas federal, estatal y municipal, es corrupto.

Indicó que en el gobierno federal tienen medido que el partido en el poder “está identificado con la corrupción, y este hecho inédito es parte de una estrategia del poder público para intentar variar la percepción que tiene la sociedad sobre el partido y sobre el ejercicio del poder. Es parte de una estrategia rumbo a 2018”.

El coordinador de los senadores del PAN, Fernando Herrera, dijo que acabar con la corrupción en México requiere de acciones que vayan más allá de un simple perdón del presidente Enrique Peña Nieto “por el error que dijo haber cometido en la adquisición que hizo su familia de la llamada Casa Blanca, y de la renuncia de Virgilio Andrade como titular de la Secretaría de la Función Pública”.

Las acciones del primero y las posibles omisiones del segundo en la investigación de ese caso inmobiliario, precisó Herrera, “deben encontrar el camino de la ley y no quedar como hecho anecdótico ante una sociedad que se ha manifestado indignada”.

Por otra parte, los legisladores del PAN, PRD, Morena y MC calificaron de tardía la renuncia de Virgilio Andrade a la Secretaría de la Función Pública, al que atribuyeron la responsabilidad de encubrir el escándalo.

Marko Cortés Mendoza, coordinador del PAN, sostuvo que la dimisión de Andrade “no es suficiente, ya que las investigaciones a su cargo, como el presunto conflicto de intereses en la Casa Blanca” o en la de Malinalco, “fueron a todas luces parciales”.

Martínez Neri indicó que Andrade será recordado por su actuación nula y deficiente, además de exculpar al Presidente y encubrir “los múltiples casos de corrupción denunciados en los años de este gobierno, como la Casa Blanca y los nexos con el Grupo Higa, o el de Oceanografía”, que sí fueron investigados por la Auditoría Superior de la Federación.

La Jornada