Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Corría el mes de octubre en el paraje La Bomba de la provincia de Formosa, el año 1947. Un pueblo indígena fue protagonista de una masacre, un genocidio aún hoy silenciado. El pueblo Pilagá fue masacrado durante el gobierno de Juan Perón. La criminalización de las victimas fue notoria a través de los titulares de los diarios de la época: “Gran Malón”, “Sublevación indígena” y “Los indios revoltosos”. Persecución, asesinatos y violaciones. ANCAP dialogó con Cipriana (Noolé en lengua Pilagá) Palomo, presidenta del Consejo de Mujeres de la Federación del Pueblo Pilagá.

Septiembre de 1947, cientos de integrantes de la comunidad Pilagá se reúnen en el paraje La Bomba, muy cerca de las Lomitas. El motivo era poder dialogar con el sanador Tonkiet, hacia curaciones sin dinero a cambio. Cientos de indígenas que llegaron a esta el lugar. La sede del escuadrón 18 de Gendarmería Nacional estaba muy cerca de este lugar. El 10 de Octubre comienzan amenazas hacia los originarios para que se retiren del lugar, ante la negativa de caciques y ancianos Pilagá Gendarmería Nacional decide comenzar la represión. Quienes pudieron sobrevivir a la avanzada militar se refugiaron en el monte, allí comenzó una cacería salvaje que acumuló violaciones a las mujeres y fusilamientos.

Un genocidio acallado para la historia argentina se había llevado adelante, hoy los sobrevivientes continúan con el reclamo de justicia.

EL SILENCIO OFICIAL

El genocidio Pilagá provocó cientos de muertos, desparecidos y heridos. Se utilizaron ametralladoras Colt que disparaban 500 balas por minuto. Los indígenas buscaron refugio en el monte, donde muchos murieron de hambre y sed. La quema de cuerpos de los Pilagá es otro de los hechos más duros de esta masacre. Hoy silenciada en la historia oficial.

Hubo sobrevivientes del “Octubre Pilagá” y muchos testimonios se pueden ver en el excelente documental de Valeria Mapelman, donde las voces originarias nos llevan hasta 1947 para recordar lo sucedido.

Tras la pérdida de Pedro Palavecino, anciano de la comunidad Pilagá, ANCAP se comunicó con la Presidenta del consejo de Mujeres de la Federación del Pueblo Pilagá para que nos actualice la situación que hoy tiene la causa por la masacre de Rincón Bomba.

NUEVO CAMINO

“Era un anciano muy interesado por esta causa. Era mi tío y el siempre me manifestó su preocupación por la causa de Rincón Bomba. Tanto él como muchos otros se siguen preguntando ¿qué es lo que paso con la causa? si avanzo o no. Muchas veces fue un gran dolor no poder contestarle como representante de la Federación”, explicó Cipriana.

Noolé es la Presidenta de la Federación Pilaga del Triunvirato por parte de las mujeres de las 22 comunidades que representan del departamento de Patiño en la provincia de Formosa.

La nueva representante legal de los Pilagá es Paula Mercedes Alvarado. “Decidimos buscar a alguien que nos represente legalmente otra vez en la causa porque ya hemos llevado esta causa durante muchos años con las mismas personas representándonos y ellos tuvieron un corte de diálogo y nunca más se comunicaron con nosotros, ni supimos nada de ellos. En la fiscalía al acercarnos a buscar información actualizada de la causa, nos pudimos interiorizar y nos sentimos frustrados, fue un duro golpe al enterarnos que no se avanzó. Ahora las cosas se hacen de manera consensuada”, advirtió Noolé Palomo.

En referencia a la elección por la nueva letrada Noolé afirmó “En este momento tenemos una abogada que ya logró llevar en estos cinco años que la conocemos muchas causas, relacionadas a la personería jurídica de la comunidad Wichi, Pilaga, Toba y siempre asesorando. Demostró que realmente las comunidades puedan tener justicia, por eso la elegimos a ella”.

EL RECUERDO DE LA MUERTE

En reflexión a la masacre de Octubre de 1947 la Presidenta del Consejo de Mujeres Pilagá recordó “Rincón Bomba fue una masacre en el año 47 donde se mató a muchos Pilagá. Entre ellos estuvo mi mamá que murió el año pasado. Ella siempre contaba la triste historia de lo que pasó y como los primos hermanos que fallecieron en la masacre como los acribillaron delante de su familia, el dolor que uno siente no lo puede sentir nadie. Nosotros queremos que por una vez en la vida nos entiendan. El que no es Pilaga no lo entiende”.

LA MUJER INDIGENA

El rol de la mujer dentro de las comunidades y su vital importancia es lo que Cipriana nos destaca en la entrevista a ANCAP “En el derecho indígena todo va de la mano de la mujer, el acampe de QOPIWINI (Qom, Pilagá, Wichí y Nivaclé) también tuvo mucho que ver con esta participación de la mujer. En las comunidades la mujer siempre hace reuniones `para hablar del derecho de la mujer, debatir el tema del alcohol, la droga, tratamos de que si aparece un problema de la salud nos reunimos porque las mujeres siempre son las responsables de ir al doctor. La mujer indígena tiene mucha palabra y tiene mucho que poder dar para ser aprendido por el resto de la sociedad, le costó mucho a la mujer indígena salir a flote para ser valorada, para tener palabra. Las mujeres hoy estamos muy bien paradas y tratamos de lo que todo lo que sea derechos se puedan hablar y respetar”.

Las masacres a los pueblos indígenas es algo que no forma parte de la historia oficial. Los genocidios como este de 1947 o tantos otros hacia los pueblos originarios conformar una parte ausente del debate. La justicia para ellos es lenta y a veces nula. El derecho a la verdad de estos pueblos continúa pendiente.

*Periodista argentino. Egresado de ETER, Escuela de Comunicación.

Noticias Ancap