Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Esperar que el movimiento sindical fuera una fuerza independiente del sector político, tenía mucho de ingenuidad y de un claro contenido regresivo. Ya lo hemos dicho y lo volvemos a manifestar: en estas horas el PIT-CNT está demostrándole al mundo que no depende de ningún partido político, ya sea de izquierda, de centro o conservador.

Pero a la vez ha dado señales de que una cosa es ser un factor de alteración de la institucionalidad de un país y otra muy distinta es manifestar la crítica en medio de un debate público, que busca esclarecer la marcha de las controversias de una sociedad.

Hoy el PIT-CNT está discrepante con el gobierno, pero a la vez expresa su alegría por el triunfo del gobierno progresista de Tabaré Vázquez en el juicio que se le realizó a la tabacalera Phillips Morris. Podemos discutir a fondo el peligro de estas actitudes presuntamente contradictorias, pero también tenemos la responsabilidad de evaluar con frescura este comportamiento de una estructura sindical que en nuestro país tiene una fuerza inmensa, cuando llega la hora de confrontar con las fuerzas conservadoras.

A la vez extraña mucho que el Frente Amplio haya enmudecido una vez conocida la victoria de Vázquez, cuando cualquier otra fuerza política hubiera convocado a realizar festejos populares en las distintas esquinas de la sociedad uruguaya.

Todo indica que se debe educar con la victoria, tanto en las aulas como en los laberintos de los espacios de la sociedad. Sería bueno que las autoridades de la enseñanza pública mostraran sensibilidad en este sentido, no para aplaudir al doctor Tabaré Vázquez – cosa que nosotros hacemos -sino para que la muchachada y nuestros abuelos asuman que existe la posibilidad cierta de generar condiciones culturales que permitan un relacionamiento de nuevo tipo entre las partes en conflicto.

Lo que acaba de pasar con este cuadro político que se ha desatado, donde un gobierno de izquierda enfrenta a un movimiento social del mismo tipo, es parte de una nueva época que sorprende a diario a los principales actores de la sociedad y de la política partidaria.

La República