República Dominicana cuestionó este sábado una medida del gobierno de Haití que ordena que las importaciones de harina de trigo y cubitos de caldo instantáneo dominicanos deben estar sujetas a una autorización de importación del Ministerio de Industria y Comercio haitiano.

Katrina Naut, directora del Departamento de Comercio Exterior y Administración de Tratados Comerciales Internacionales de la Cancillería, señaló en un comunicado que esas decisiones de Haití “son inconsistentes con los compromisos asumidos en la Organización Mundial del Comercio (OMC)”.

Agrega que pueden constituir una medida no arancelaria al comercio binacional, fuera de que el gobierno dominicano “no ha recibido ninguna notificación formal” de acuerdo a lo establecido por las normas internacionales.

Explicó que el Acuerdo sobre Procedimientos para el Trámite de Licencias de Importación establece que todas las reglas e información relativa a los procedimientos, como las condiciones y la lista de productos, deben notificarse con 21 días de anticipación a la OMC, organismo facultado a realizar observaciones, además de que “toda regla y procedimiento debe aplicarse de forma neutral, justa y equitativa” y “no pueden ser una herramienta para crear obstáculos al comercio”.

La orden no engrosa la lista de 23 productos dominicanos cuya importación vía terrestre fue prohibida por Haití, pero establece mecanismos para su comercialización en virtud de las restricciones aplicadas el año pasado, aunque originalmente los cubitos de caldo instantáneo no figuraban en la relación.

Una fuente de la Dirección dijo al periódico Listín Diario que las “sopitas” sí estaban en la lista y que el anuncio del gobierno haitiano “no representaba nada nuevo”.

Al Momento