Funcionarios cubanos y estadounidenses se reúnen en Washinton para celebrar la segunda reunión informativa sobre compensaciones mutuas entre Cuba y Estados Unidos.

En el encuentro analizan las opciones de compensación económica según las exigencias de cada gobierno, pues la nación norteña reclama indemnizaciones por las empresas nacionalizadas después de 1959, mientras que Cuba exige se le compense por los daños provocados por el criminal bloqueo económico impuesto desde 1962 hasta la actualidad.

La primera reunión con carácter informativo se realizó en La Habana el pasado 8 de diciembre de 2015 y se intercambió información sobre las compensaciones pendientes de solución y la parte cubana expuso sus reclamos en las demandas al gobierno estadounidense por daños humanos y económicos reconocidos por los tribunales de nuestro país.

“La reunión permitió a los países el intercambio de información más detallada sobre las reclamaciones pendientes y proseguir la discusión sobre reclamaciones planteadas anteriormente en La Habana”, informó el Departamento de Estado en un comunicado.

En el encuentro también se intercambiaron “puntos de vista sobre las prácticas históricas de resolución de reclamaciones”, agregó.

La delegación estadounidense estuvo encabezada por Brian Egan, asesor legal del Departamento de Estado, según la nota, que no especifica quién participó por parte de Cuba.

Según el Gobierno estadounidense, sus reclamaciones pendientes incluyen las de ciudadanos registrados en la Comisión de Liquidación de Reclamaciones en el Exterior (FCSC, por su sigla en inglés) y las relativas a fallos de tribunales de EE.UU. que Cuba no ha acatado.

Cuba, en su último informe anual sobre el impacto del genocida bloqueo que presentó ante Naciones Unidas, reclamó que los daños económicos por más de medio siglo de embargo estadounidense ascienden a 833.755 millones de dólares, según el valor del oro.

A precios corrientes, las pérdidas económicas suman 121.192 millones de dólares.

Por su parte, EE.UU. ha asegurado que unas 6.000 personas y empresas estadounidenses tienen reclamos hacia Cuba por las expropiaciones que se llevaron a cabo tras el triunfo de la Revolución cubana, por valor de 1.900 millones de dólares.

Esos reclamos, registrados en la FCSC del Departamento de Justicia, ascienden a precios actuales a casi 8.000 millones de dólares, incluyendo un interés anual del 6 %.

La mayor parte de las indemnizaciones que exigen compañías estadounidenses están vinculadas a expropiaciones llevadas a cabo después de que Fidel Castro llegara al poder en enero de 1959, como Coca-Cola, Exxon Mobil o Colgate-Palmolive.

Sin embargo, la ley 80 de Cuba sobre la Reafirmación de la Dignidad y la Soberanía Cubanas, de 1996, fijó que esas indemnizaciones tendrían que negociarse considerando las reclamaciones de la isla a EE.UU. por los daños ocasionados por las sanciones económicas impuestas a la isla.

Radio Habana Cuba