El Consejo de Derechos Humanos aprobó la resolución impulsada por Uruguay y las delegaciones de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica y México, a través de la cual se creó el mandato de Experto Independiente de las Naciones Unidas para la protección contra la violencia y la discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género.

La creación del mandato fue posible luego de intensas negociaciones coordinadas por la misión permanente de Uruguay ante Naciones Unidas.

A través de la resolución se establece que el Experto Independiente tendrá, entre otras tareas, la de “evaluar la aplicación de las normas y estándares internacionales en la materia, crear conciencia, abordar las formas múltiples, interrelacionadas y agravadas de violencia y discriminación y fomentar la aplicación de medidas que contribuyan a la protección de todas las personas contra la violencia y la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género”.

La creación de dicho mecanismo es una respuesta a los diversos informes del sistema universal de derechos humanos y de la sociedad civil, que han dado cuenta de “brutales formas de violencia y discriminación que en forma diaria sufren miles de personas en razón de su orientación sexual y diversidad de género, en todo el mundo”.

Mecanismo especializado

En la presentación del proyecto de Resolución ante el Consejo de Derechos Humanos, el Representante Permanente del Uruguay en Ginebra, Embajador Ricardo González Arenas, subrayó: “Estamos convencidos que la escala, la gravedad y el carácter generalizado de este tipo de violencia y discriminación requiere una respuesta específica del Consejo mediante un mecanismo especializado”.

“Por ello proponemos la creación de un Experto Independiente. Su nombramiento es un paso fundamental para reducir la brecha de protección e identificar las formas de reducir el alto grado de violencia y discriminación que tiene lugar en todas las regiones del mundo basadas en la orientación y la identidad de género de millones de personas”, remarcó Arenas.

En el informe del año 2015, el Alto Comisionado para los Derechos humanos dio cuenta de “las continuas y extendidas violaciones de derechos humanos cometidas, a menudo con impunidad a causa de la orientación sexual y la identidad de género”.

También llamó a brindar una respuesta coordinada de los gobiernos y órganos de Naciones Unidas, destacando la necesidad de crear “un mecanismo específico a nivel internacional que tenga un enfoque sistemático e integral al tema”.

Tal pedido fue logró el respaldó de más de 600 Organizaciones No Gubernamentales representantes de todas las regiones del mundo, y hecho realidad con la propuesta y participación activa Uruguay.

La Red 21