A la espera de que el presidente Tabaré Vázquez responda su segundo pedido urgente de reunión, el PIT-CNT empezó a delinear esta semana la estrategia a seguir durante el segundo semestre del año. La plataforma de reivindicaciones es la misma que el movimiento obrero impulsó el pasado jueves durante el paro general de 24 horas, solo que ahora buscará fortalecerla aumentando el número de personas que adhieran a ella.

En la reunión de este martes, el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT evaluó implementar una campaña de recolección de firmas en la que se constate el apoyo popular a los reclamos de la central sindical. La idea es que la adhesión de “casi un millón de personas” que el PIT-CNT asegura que tuvo el paro, también se refleje a través de este mecanismo, dijo a El Observador el secretario general, Marcelo Abdala.

Para eso, los dirigentes saldrán a la calle a informar a la población sobre los planteos del movimiento obrero y juntar la cantidad de firmas suficientes que los avalen para luego presentarlo ante el Poder Ejecutivo y el parlamento. “No es un plebiscito, sino una campaña de adhesión a los planteos que ha hecho el PIT-CNT”, sostuvo Abdala.

La plataforma apunta sobre todo al cambio de las pautas salariales. El PIT-CNT sostiene que los lineamientos actuales ya están generando pérdida de salario, por lo que solicitan que se incorporen correctivos por inflación anuales. Por otra parte, se manifiestan contra la postergación del gasto social previsto para 2017 y por un adecuado control de precios. También, por la implementación del Consejo Superior de Trabajo y Producción Nacional que la central acordó con Vázquez en la reunión de marzo pero hasta el momento no fue instrumentado.

La central prevé que esta campaña transcurra durante el segundo semestre y que las firmas se recolecten durante varios meses, pudiendo extenderse hasta octubre, dijo Abdala.

La propuesta será puesta a votación de la Mesa Representativa de la central este viernes. De aprobarse, pasará a consideración de las gremiales y luego a una nueva votación de la mesa, encargada de tomar la decisión final. Esto podría ocurrir dentro de un plazo aproximado de diez días, sostuvo el dirigente.

El Observador