A partir de esta semana los mediadores de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur, contactarán al Vaticano para proponerle integrar la mesa de diálogo en Venezuela. Los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España) y Martín Torrijos (Panamá) se comprometieron la semana pasada, durante las reuniones que mantuvieron con representantes de la Mesa de la Unidad Democrática, a gestionar la representación del papa Francisco y así cumplir una de las cinco nuevas exigencias de la alianza que permitan destrancar el juego y concretar la primera reunión entre gobierno y oposición fuera del país.

“El concurso que será muy importante es el de la Santa Sede”, afirmó el 15 de julio Rodríguez Zapatero. No obstante, los diputados Carlos Valero (Un Nuevo Tiempo), Carlos Vecchio (Voluntad Popular) y Jorge Millán (Primero Justicia) aclararon que no hay acuerdos definitivos, pues aún están en la “etapa de prediálogo, preacuerdos o ronda exploratoria” sobre una agenda y, por tanto, falta discutir otras condiciones.

“La Iglesia se incorporará cuando esté lista la mesa. Ese anuncio es importante porque quita presión a los mediadores y le da un nuevo aire a las conversaciones”, dijo Valero. Señaló que le corresponde al Papa designar al delegado.

Además de ampliar la mediación con el Vaticano, la Organización de Estados Americano y ex presidentes como Oscar Arias, otras de las exigencias de la MUD son fijar la fecha del revocatorio, liberar a 36 nuevos presos políticos y cambiar el lugar de reuniones para que no sea solo República Dominicana.

“Cada parte ha expuesto sus exigencias, pero para la oposición lo importante es el cambio político que se expresa en el revocatorio y la constitución de un movimiento popular que rompa las barreras institucionales. Contamos con apoyo internacional, que busca una negociación política que evite la violencia. La oposición es mayoría en el país y ganaría cualquier elección, así que el entendimiento es para que la transición sea en paz; que la entrega del poder, alcanzado en elecciones, sea pacífica y civilizada, por lo que sería un error si parte de la oposición sataniza el diálogo, ataca a mediadores y no procura sentar al gobierno. No es debilidad sentarse, con tutela internacional, para que el gobierno salga sin traumas”, indicó Valero.

En este escenario desempeñará un papel la comunidad internacional, en especial el G-7, que reúne a China y Rusia, que son aliados del oficialismo; la OEA, Unasur y Estados Unidos, señalaron fuentes de la MUD.

Desde Estados Unidos Carlos Vecchio aseguró que sigue como delegado de VP en el equipo del diálogo, pese al veto del gobierno. Dijo que esperan por el aval de Miraflores a las solicitudes de la MUD. “Una vez que acepten, las evaluaremos y anunciaremos nuestra posición al país. Queremos un diálogo que funcione, no darle un salvavidas a un gobierno que es rechazado por el pueblo, y para ello debe dar muestra de que aceptará la mediación del Vaticano, la OEA y el resto de las exigencias. Sabemos que han liberado a 22 presos políticos, pero queremos que salgan de la cárcel los 107, como Manuel Rosales, Leopoldo López y Antonio Ledezma”.

Afirmó que si Maduro insiste en obstaculizar el revocatorio, encarcelar a políticos o manifestantes y no liberar a los presos políticos, no habrá diálogo. “El gobierno debe entender que el cambio político es irreversible y debe asumir, como hacen disidentes como Juan Barreto, Cliver Alcalá y Marea Socialista, que debe ceder e ir a una medición electoral o, en el mejor de los casos, irse del poder para no someterse a una medición popular porque perdería todo. Maduro hunde el proyecto político de Chávez”.

Piden incorporar al Polo Patriótico

Aunque avalan las conversaciones, Patria para Todos, el PCV y Redes instan al gobierno a incluir al Polo Patriótico y factores de izquierda en la mesa de diálogo. “En esos asuntos de Estado debe estar el Polo, no como observadores, sino como actores, al igual que los partidos de la MUD. El destino de la revolución no está en manos de una sola organización. Es tarea de quienes ayudamos a elegir a Maduro”, dijo el secretario general de PPT, Rafael Uzcátegui
No rechazan que la mediación sea ampliada. “Leopoldo López puede salir en libertad siempre que respete la Constitución y asuma sus delitos. El revocatorio solo es posible si cumplen los requisitos legales, no con firmas chimbas”, dijo Uzcátegui.

El dato

La diputada de Cuentas Claras Dignora Hernández señaló que la oposición es suspicaz porque sabe que el oficialismo usaría el diálogo como estrategia de disuasión para ganar tiempo y “luego arremeter”. Sostuvo que un acuerdo prosperará si reúne las siguientes condiciones: propósito claro, interlocutores serios con competencias emocionales y comunicacionales. “El gobierno no tiene vocería calificada. ¿En qué tono, sobre qué, con quién y para qué hablaremos? A diario insultan, abusan permanentemente del poder y llaman a la paz con un fusil en la mano”.