El hombre que convirtió al fútbol en una máquina de producir dinero, el brasileño Joao Havelange, por 24 años presidente de la FIFA, murió este martes a los 100 años de edad en Río de Janeiro.

Havelange, presidente de la entidad rectora del fútbol mundial, estaba internado en en el hospital Samaritano de Río de Janeiro para un tratamiento pulmonar.

Su deceso dejó a media asta la bandera brasileña en el Estadio Olímpico de Rio y el presidente interino Michel Temer dijo que la muerte de Havelange dejó al deporte mundial sin un líder.

Havelange fue uno de los principales artífices de la elección de Río de Janeiro como sede olímpica en el 2009, en Copenhague, cuando la ciudad brasileña convenció de su postulación al Comité Olímpico Internacional (COI) y superó a Madrid, Chicago y Tokio.

Ex jugador de waterpolo y eximio nadador, Havelange estaba prácticamente fuera de la dirigencia deportiva desde que en 2012 se destapó el escándalo de pago de sobornos por parte de ISL, empresa que fue dueña de los derechos audiovisuales del Mundial, a altos dirigentes de la FIFA, entre ellos su presidente.

Tras descubrirse el escándalo, Havelange renunció a su puesto de presidente de honor de la FIFA y a su cargo de miembro del COI, antes de que estos organismos tuviesen tiempo de estudiar posibles sanciones.

Brasil247