La marcha no quedará en lo anecdótico

De la misma manera que miles de familias, víctimas de maltrato y diversos grupos que buscan cambiar la situación de la violencia contra la mujer en el país marcharon el sábado gritando a una sola voz: “¡Ni una menos!”, todos los niveles del Estado tendrán que hacer andar normativas para combatir este flagelo que nos ubica como uno de los países con mayor índice de feminicidios.

Para lograrlo, será fundamental que se implemente un trabajo en conjunto entre todos. El parlamentario de Peruanos Por el Kambio Carlos Bruce indica que esta historia solo se puede revertir si el Congreso y el gabinete coordinan cada acción que tomen.

“Todo tiene que estar concatenado entre ambos poderes (Ejecutivo y Legislativo) para reducir esto”, precisa el parlamentario.

Trabajo articulado

Este jueves 18, cuando el gabinete visite el Parlamento con la finalidad de ganarse el voto de confianza –previo al pedido de facultades legislativas–, se informará de algunos planteamientos para alcanzar el objetivo posmarcha.

Por ejemplo, los ministerios de Trabajo, Salud, Educación, de la Mujer y del Interior, así como el de Justicia, estarán inmersos en un trabajo coordinado a corto, mediano y largo plazo.

Algunas labores consistirán en que el sector Salud brinde atención psicológica a todas las mujeres que hayan sido víctimas de violencia de género, con la finalidad de que puedan superar cualquier trauma; mientras que el Ministerio de Educación implementará acciones para instruir desde temprana edad que no haya machismo en nuestra sociedad.

En el caso del Ministerio del Interior, fuentes de esta cartera informaron que le corresponderá actuar de manera inmediata buscando a los agresores que hayan fugado bajo el sistema de recompensas, el cual ya ha generado buenos resultados en menos de una semana.

Por otro lado, en el sector Justicia, tal y como lo adelantó la ministra Marisol Pérez Tello, lo que se buscará será reducir el trámite de todas las denuncias.

Ecos de #Niunamenos

A raíz de la manifestación del último sábado, la ministra de la Mujer, Ana María Romero-Lozada, también reitera que se debe ser ordenado y organizado, y capaz de involucrar a otros sectores, para tener resultados en un futuro cercano.

“Si solo nos vamos a quedar en la conformación de los integrantes de esta comisión y no reflejamos productos concretos que beneficien al ciudadano, que les cambie la vida y que se cumplan con los objetivos, pues entonces no hay resultados que mostrar”, indica Romero-Lozada.

Como se sabe, en anteriores gestiones siempre hubo intenciones para combatir este tipo de delitos, pero sin éxito. Por eso, la ministra asegura que ya se está “tomando el toro por las astas” para simplificar las acciones actuando de manera más ejecutiva.

“Nosotros estamos definiendo una estrategia de trabajo, la denominamos el círculo de protección. El ministerio tiene la responsabilidad de brindar protección a la población más vulnerable”, informó la titular del sector Mujer.

En ese sentido, Romero-Lozada asegura ser consciente de que la gota que rebalsó el vaso fueron las injusticias –en instancias judiciales– cometidas contra Lady Guillén y Cindy Contreras, mujeres que fueron los símbolos de esta marcha que la ministra califica de “una convocatoria amplia, del corazón”.

En el marco de las 500 nuevas comisarías que se mejorarán y modernizarán de cara al 2021 a través de Asbanc, la ministra aseguró que van a solicitar que en estas “se considere un espacio especial” para atender a las víctimas; asimismo, en los próximos cien primeros días se implementarán dos casas de acogida en Lima y Huancavelica.

El trabajo rumbo al bicentenario será arduo.

La Línea 100

Es el primer punto donde empieza el círculo de protección contra la violencia de género. Consiste en llamar de manera gratuita a la línea 100, en la que un grupo de profesionales especializados brindará apoyo emocional, orientación e información en temas de violencia familiar y abuso sexual. La llamada se puede hacer desde cualquier teléfono –fijo o celular– y funciona las 24 horas del día. Ellos se encargan de mantener la confidencialidad de la llamada.

Hasta junio se registraron 172 casos de violencia feminicida

En los primeros seis meses de este año se denunciaron 172 casos de violencia feminicida, según los registros de los Centros de Emergencia Mujer.

Sin embargo, la cifra sería mayor, pues muchas mujeres por temor no acuden a las autoridades para acusar a sus agresores.

El año pasado, el número de casos de feminicidio e intento de feminicidio se elevó a 293.

De acuerdo con las estadísticas de los referidos centros, Lima es la ciudad donde se registró el mayor número de casos de violencia feminicida: 50. Le siguen en orden decreciente: Huánuco (15), La Libertad (12), Cusco (11), Junín (11) y Arequipa (11). En las demás regiones, las cifras son menores y en San Martín no hay ninguna denuncia. El área urbana es donde hay más casos (72%).

Las mujeres adultas son las victimas más recurrentes (89%) y, de ellas, las que oscilan entre 26 y 35 años, las más agraviadas (36%). Las niñas figuran con 9,9% y las adultas mayores con 1,2%.

Respecto a la relación entre el agresor y la víctima, son los convivientes los que más incurren en feminicidio: 37,8% convivía con su víctima. Los ex convivientes alcanzan el 22,1%.

La República