Represión en la autopista

Minutos antes de que terminara un corte a la altura de Dock Sud, la Gendarmería avanzó con balas de goma y gases sobre unas dos mil personas que reclamaban vacantes del plan Argentina Trabaja.

Unos dos mil desocupados nucleados en la CTD Aníbal Verón fueron reprimidos ayer por Gendarmería en el kilómetro nueve de la autopista Buenos Aires La Plata. El piquete duró casi cuatro horas y fue desalojado por la fuerza cuando faltaban apenas diez minutos para que los manifestantes se retiraran por propia voluntad. Las autoridades del ministerio de Seguridad estaban al tanto de que el corte finalazaba a las tres en punto de la tarde. Sin embargo, a las tres menos cuarto el operativo represivo ya estaba desplegado a 300 metros de la fila de gomas quemadas. “Vinieron directamente a pegar”, afirmó uno de los referentes de la CTD, Germán Lovari. La ministra Patricia Bullrich festejó vía twitter: “Lo advertimos y lo hicimos. Liberamos la autopista con gendarmeria”, dijo y adelantó que presentará una denuncia penal contra los manifestantes.

El piquete comenzó pasadas las once de la mañana. El movimiento de desocupados Aníbal Verón movilizó dos mil personas y cortó ambos carriles de la autopista, a la altura de Dock Sud. Reclamaban la apertura de vacantes en el plan Argentina Trabaja, luego de dos semanas de negociaciones fallidas con el ministerio de Desarrollo Social. Los referentes del movimiento habían comunicado a las autoridades de Seguridad su decisión de abandonar por propia voluntad la autopista a las tres de la tarde en punto. Aún así, Gendarmería avanzó.

“Tiraron balas de goma, gases lacrimógenos y un artefecto nuevo que pega en el suelo y te deja sordo, te aturde”, describió la escena Paulo Cerezuela, uno de los piqueteros. “Nosotros intentamos hacer entender al jefe del operativo que estaba previsto irnos a las tres, pero avanzaron igual. Los compañeros que hacemos seguridad nos quedamos aguantando y nos siguieron una cuadra más por colectora”, detalló.

La mayoría de quienes protagonizaron el corte son desocupados organizados en la CTD Anibal Verón, con base en una veintena de barrios del conurbano bonaerense, “donde más se siente la crisis que generó este gobierno antipopular”, graficó Lovari. Mientras Bullrich festejaba la represión, los manifestantes recibieron un llamado del ministerio que conduce Carolina Stanley para reabrir las negociaciones. Según los militantes, el llamado llegó luego de que un funcionario se alarmara por las imágenes que mostraban los canales de noticias.

Los primeros minutos del corte también fueron accidentados. Según relató Lovari, uno de los conductores varados por el piquete aceleró entre los coches cercanos y los manifestantes y produjo un choque masivo. Incluso, llegó a atropellar a tres manifestantes. “Fue una situación difícil pero no agredimos a nadie. Algunos medios tergiversaron lo que pasó para justificar la represión posterior”, denunció Lovari, que terminó en el hospital con una fractura en la pierna izquierda.

Página 12