La Policía Federal reprimió a jubilados que cortaron el Puente Pueyrredón en reclamo de un aumento de haberes. Con empujones, patadas y tirándoles agua con un camión hidrante, los efectivos desalojaron del lugar a los manifestantes, que esperaban la llegada de los medios para dar difusión a su pedido antes de liberar un carril al tránsito. Aunque no hubo heridos de gravedad, varios resultaron con cortes y heridas sangrantes.

La protesta fue encabezada por el Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados (MIJP). Pasadas las 11 de la mañana, los jubilados comenzaron a subir al puente, del lado en que los vehículos entran desde Avellaneda a la Capital Federal. Tras una serie de negociaciones, poco antes del mediodía el comisario a cargo del operativo anticipó que los desalojaría por la fuerza. “Tenemos orden de liberar el puente. No entienden razones, son caprichos”, argumentó.

Los efectivos actuaron con el respaldo de la Prefectura, arremetiendo con sus escudos contra los que hacían el bloqueo y pateándolos por lo bajo, mientras un carro hidrante les arrojaba agua.

Sobre los motivos de la protesta, Mariano Sánchez, del MIJP, explicó que estaban pidiendo “un aumento a los jubilados, porque nos han dado el 14,16 por ciento para septiembre, pero nos roban más con la inflación. Noso- tros queremos por eso un aumento de emergencia, porque no se puede vivir con los actuales 4.900 pesos ni con los 5.500 que vamos a cobrar después del aumento”.

Las recomposiciones otorgadas por el Gobierno suman (hubo otra en marzo) una suba del 30 por ciento. El número está 15 puntos por debajo de la inflación proyectada. En esta línea, desde el MIJP señalaron en un comunicado que el incremento de septiembre es “una vergüenza histórica” porque “la inflación en el último año fue del 47 por ciento y en el primer semestre es de 29,2 por ciento, según el propio Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”.

“La recomposición de septiembre tendría que ser como mínimo del 30 por ciento”, dijo Sánchez. “Pero además, de todas maneras necesitamos un aumento de emergencia de dos o tres mil pesos, por lo menos. ¿Por qué (el presidente Mauricio) Macri y (el titular del Anses Emilio) Basavilbaso no prueban vivir durante 2 o 3 meses con 5.600 pesos, a ver si pueden?”

El operativo puso en ejercicio el Protocolo de Seguridad de la ministra Patricia Bullrich, que viene siendo utilizado cuando no lo impide la masividad de la protesta.

Una manifestante de 68 años contó que le lastimaron la pierna con las patadas. Sánchez, de 73 años, señaló que su organización había anticipado la manifestación en el puente. “Nos dijeron que dejáramos un carril libre. Les contestamos que sí, cuando vinieran los medios, que nosotros nos corríamos, que incluso nos íbamos, porque lo que queríamos era que el reclamo trascendiera. Pero nos pegaron antes.” A él le lastimaron una mano. “Otros tienen golpes o las piernas hinchadas. No parecen heridas graves, pero nunca se sabe cuándo es grave una herida en las piernas para una persona mayor.”

En cuanto a la decisión de cortar el puente, sostuvo que han ido “muchas veces a la Anses, a su sede de la calle Córdoba, pero no nos atienden ni viene ningún medio. Como no nos atienden en el lugar que corresponde, este es el lugar para que nos den pelota”.

Página 12