Por Marcelo Tedesqui Vargas

Tras la muerte del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, el Gobierno descartó un diálogo con los cooperativistas mineros, apuntó a la dirigencia por las muertes y pidió pena máxima de 30 años de cárcel para los autores materiales e intelectuales. En menos de 24 horas, la Fiscalía aprehendió a cinco dirigentes que esperan su audiencia cautelar, acusados por tres delitos. En la jornada de ayer hubo 40 detenidos.

El presidente Evo Morales, en su primera aparición pública después de los hechos luctuosos, declaró al fallecido Illanes “héroe defensor de los recursos naturales”, y denunció una permanente ‘conspiración’ contra el Gobierno, de la que, según él, es parte la movilización de los mineros cooperativistas.

Por su lado, el fiscal general, Ramiro Guerrero, precisó que las cinco personas aprehendidas son Carlos Mamani, Carlos Castro, Julián Pinto, Paulino Layma y Clemente Colque. Todos ellos serán imputados por los delitos de asesinato, lesiones gravísimas, organización criminal y atentado contra miembros de seguridad del Estado.

En contrapartida, el ejecutivo de la Central Obrera Boliviana, Guido Mitma, pidió que, además de los dirigentes cooperativistas, se responsabilice a la Policía y ministerios por las muertes ocurridas en los conflictos de los últimos dos días.

Posiciones

Sobre el diálogo pendiente, la ministra de Comunicación, Marianela Paco, dijo que fue suspendido tras el cruel asesinato ocurrido el jueves. Su colega de la cartera de Trabajo, Gonzalo Trigoso, fue tajante: “No tenemos nada de que hablar”.

Sobre el asesinato de Illanes, el presidente Morales dijo que esperaba que la Fiscalía actuara de oficio para dar con los autores materiales e intelectuales del crimen. Minutos después, el procurador general del Estado, Héctor Arce, manifestó que el abogado al que reclutó en 2005 para conformar un equipo de asesores jurídicos del presidente Evo Morales fue cobardemente asesinado.

“Eso no se hace con un ser humano. Hubo saña, maldad y todos los elementos que configuran esa horrenda tipificación del asesinato. Detrás de eso hay una serie de maquinaciones que se deben investigar y los autores de este hecho deben saber que lo que han cometido tiene una pena de 30 años de cárcel”, sentenció.

Para cerrar, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en un encuentro con los medios paceños en la plaza Murillo, apuntó a la cúpula de los cooperativistas. “No se tiene que hacer demasiadas indagaciones para afirmar que muchos dirigentes importantes estaban presentes a la hora de la muerte del viceministro Illanes”.
Por la tarde, el Ministerio Público confirmó que al menos tres de los cinco aprehendidos son parte de la dirigencia del sector minero.

“El error”

El defensor del pueblo, David Tezanos, manifestó que la Policía y el Gobierno cometieron un error. “Hay que ser fríos para analizar este tema muy complejo de un solo lado, hubo errores que luego tienen consecuencias demasiado altas, una decisión que sea también causante de un daño al otro lado”, reportó la Agencia de Noticias Fides (ANF).

Recordó en entrevista con la Red Uno que antes de la muerte de Illanes había enfrentamientos entre la Policía y los mineros y que era elemental saber que la “efervescencia” de los cooperativistas iba a ir en contra del viceministro.
“Se replegaban por la carretera los policías, pero habían utilizado algunos miembros estas armas que hicieron que la efervescencia del tumulto se vaya en contra del viceministro, esto era elemental, básico (saberlo)”, dijo.

Illanes fue retenido por la mañana. En tres oportunidades pidió que se convoque al diálogo. De 14:30 a 15:00, se produjo el enfrentamiento al que se refiere Tezanos. “Era cuando la Policía se replegaba. Los mineros se apostaron en las alturas de las serranías, la mayor cantidad en las faldas para sorprender a los uniformados, y un grupo se desplazó por un río para cercar a la Policía”. Así sugirió que fue una emboscada.

El Deber


Confirman la muerte de tercer minero cooperativista en Panduro

Rubén Aparaya Pillco es el tercer minero fallecido durante los conflictos del jueves entre los mineros cooperativistas y la Policía en Panduro, en la vía La Paz-Oruro. Su cadáver fue trasladado anoche desde la población de Viloco, distante a 343 kilómetros de La Paz, donde era velado, hasta la sede de Gobierno para la autopsia de ley.

En Defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, confirmó a OPINIÓN, que Aparaya, de 25 años, murió al atardecer el jueves aparentemente por disparos de arma de fuego que impactaron en el hombro y la costilla derecha.

El cooperativista minero habría perdido la vida horas antes de que el viceministro Rodolfo Illanes fuera asesinado por una turba tras siete horas de haber sido tomado como rehén y torturado en cercanías de Panduro.

Tezanos Pinto informó que la tarde se ayer se trasladó hasta Viloco para constatar la muerte del cooperativista y convencer a la familia que el cadáver fuera trasladado hasta el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de La Paz para someterlo a un examen forense.

Explicó que tras recibir los impactos aparentemente de bala, el joven fue auxiliado por sus compañeros para trasladarlo a una posta, sin embargo en el camino perdió la vida.

Hasta la noche de ayer, la muerte de Aparaya no había sido confirmada por las autoridades de Gobierno, por lo que en horas de la mañana el ministro Carlos Romero solo se refirió a los dos mineros que perdieron la vida en los enfrentamientos ocurridos el miércoles en Sayari y Pongo, en la vía entre Cochabamba-Oruro.

El Defensor del Pueblo dijo que sí se trataba del tercer muerto del sector minero. Con Aparaya son cuatro las víctimas del conflicto cooperativista que rechaza la modificación a la ley que permite la existencia de sindicatos.

Opinión


Mineros cooperativistas suspenden los bloqueos en Bolivia

Los miembros de las cooperativas de minería de Bolivia levantaron este viernes los bloqueos que sumaban tres días, después de conocerse que el viceministro de Régimen Interior y Policía, Rodolfo Illanes, fuese “cobarde y brutalmente asesinado”.

El repliegue minero disipó el temor, provocado por el asesinato de Illanes, de una escalada mayor de la violencia del conflicto. Según cooperativistas este se ha llevado las vidas de tres manifestantes.

La doble vía La Paz-Oruro, donde se originó el homicidio de la autoridad, en este momento está expedita y la terminal de buses paceña se alista para reanudar la venta de pasajes.

Según un reporte policial de la terminal de La Paz, existe la autorización para que los buses puedan reanudar sus recorridos debido a que los agentes lograron habilitar el paso en la localidad de Panduro, donde más de 2 mil mineros cooperativistas se asentaron para obstruir el paso durante tres días.

Por su parte, el presidente Evo Morales indicó que el asesinato es “imperdonable” y declaró tres días de duelo. La oposición condenó lo sucedido. Las redes sociales están llenas de homenajes al viceministro caído en cumplimiento de su deber: su trabajo era manejar los conflictos políticos del Gobierno.

En contexto:

El cuerpo del viceministro boliviano de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, quien fue asesinado a golpes cuando se encontraba secuestrado por mineros, fue rescatado este viernes en el altiplano y trasladado a La Paz donde se le practicó la autopsia de rigor, informaron fuentes oficiales.

Según una observación inicial del cadáver, Illanes exhibe varios golpes en la cabeza, particularmente en la nuca.

El Fiscal de La Paz, Edwin Blanco, informó que el viceministro fue “flagelado” por los cooperativistas mineros y que la causa “básica” de su trágica muerte fue un derrame cerebral y un derrame torácico.

Los mineros de las cooperativas han bloqueado las carreteras del país para rechazar una ley promulgada por el presidente Morales, que permite la formación de sindicatos en ese tipo de instituciones, algo que el sector considera perjudicial.

Telesur