Bolivia tiene hoy la mayor inversión pública en la región con respecto a su Producto Interno Bruto (PIB), con un 17 por ciento, según datos ofrecidos por el ministro de Economía y Finanzas Luis Arce.

Explicó Arce que cuando el presidente Evo Morales llegó al poder, en 2006, este indicador era apenas del seis por ciento del PIB, sin embargo en 2016 se elevó al 17, con un monto de seis mil 400 millones de dólares.

De acuerdo con el titular, la crisis internacional provocó serias afectaciones a los países de la región, con la consiguiente caída de las inversiones, que en el caso de Ecuador bajó del 14 al 10 por ciento del PIB y en el de Brasil tocó fondo, con apenas 2,3.

Todo lo contrario ocurre en Bolivia, donde la elevada inversión pública está impulsando el crecimiento, a pesar de la sequía y los fenómenos internacionales adversos, dijo.

Arce considera como uno de los logros más importantes el haber mantenido el alza del PIB durante la última década.

Desde hace tres años, el país andino amazónico lidera el aumento del Producto Interno Bruto en Sudamérica, con un promedio del cinco por ciento anual.

Para 2016, Arce estima que la nación alcanzará un crecimiento de entre 4,8 y 4,9.

Entre las decisiones más acertadas del gobierno, el titular considera la política de nacionalización de los recursos naturales, la industrialización de los hidrocarburos y la redistribución de los ingresos, lo cual significó una mejora en la calidad de vida de los bolivianos.

Prensa Latina