Las protestas campesinas continuarán hasta que el gobierno responda a las demandas que le han presentado; el enojo crece debido al recorte presupuestal y por el incumplimiento del presidente Enrique Peña de llevar a cabo una reforma profunda en el sector, advirtieron los dirigentes de las agrupaciones del movimiento el Campo es de Todos.

Ante la insensibilidad del gobierno al diálogo y los acuerdos, sólo queda continuar con la realización de acciones fuertes, por eso el 11 de octubre llegará a la Ciudad de México una caravana campesina que realizará manifestaciones durante cuatro días en la Cámara de Diputados, el Senado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y acudirá a Los Pinos, donde entregará su diagnóstico y propuestas de política para el campo.

Al Presidente, legisladores y magistrados, así como a la población, queremos decirles que los pequeños agricultores y jóvenes que las oportunidades en el campo son para una élite y la mayoría tiene que elegir entre migrar o someterse al crimen organizado, abundaron.

Dirigentes y representantes de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos José Dolores López, Central Campesina Cardenista, Unión General Obrero Campesina Popular, Frente Indígena y Campesino de México y Unión Nacional Integradora de Organizaciones Solidarias y Economía Social sostuvieron que la unidad es necesaria para terminar con el modelo neoliberal que impulsa las privatizaciones y favorece a las grandes empresas.

Estrategia de sensibilización

En conferencia de prensa, explicaron que la próxima semana realizarán un encuentro nacional de dirigencias campesinas en la unidad de congresos del Centro Médico Nacional, donde elegirán su comisión política y afinarán la estrategia de difusión de la movilización para sensibilizar a la población sobre la importancia del campo.

No somos parte de organizaciones campesinas hechas para enriquecer a sus liderazgos con el usufructo de los programas sociales, mientras pactan con el gobierno; luchamos por un campo cuyos habitantes vivan con dignidad y no tengan que migrar ante la falta de oportunidades de desarrollo, expusieron.

Destacaron que lucharán por un presupuesto justo; el objetivo es lograr que tenga carácter social y que esté encaminado a la autosuficiencia alimentaria.

La Jornada