En medio de los actos de toma de posesión del presidente de República Dominicana, Danilo Medina, este martes 16 de agosto, las cancilleres de Panamá y Colombia lograron un acercamiento en medio de las tensiones debido a pugnas comerciales.

La vicepresidenta y canciller Isabel de Saint Malo de Alvarado informó que durante la reunión que sostuvo con su homóloga María Ángela Holguín “abordó temas relevantes en la actual agenda comercial”.

Entre ellas, “la importancia del cumplimiento a la brevedad posible por parte de Colombia del fallo de la Organización Mundial del Comercio”.

Además, acordaron una próxima reunión entre los ministros de comercio de ambos países.

En junio pasado, el Órgano de Apelaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) ratificó el fallo del organismo de noviembre de 2015, decretando nuevamente que el sobrearancel a las importaciones de calzados y textiles que impuso el país sudamericano es incompatible con el Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT).

La medida colombiana, que impactó duramente el comercio de la Zona Libre de Colón (ZLC), es un arancel del 10%, más un valor adicional estimado entre $1.75 y $5 por cada kilo de mercadería aplicado a textiles, confecciones y calzados provenientes del istmo.

A finales de julio pasado, Colombia volvió a desafiar la OMC: el ministerio de Comercio colombiano decidió extender la vigencia de la medida arancelaria.

Colombia argumentó que la medida es necesaria para combatir el comercio ilícito y el blanqueo de capitales, y que la extensión de su vigencia se debe a que aún no hay consenso entre el Gobierno y los gremios empresariales sobre qué alternativa se aplicará para suplir la que la OMC ya consideró como “violatoria”.

Ya la directiva de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón (ZLC) ha manifestado su preocupación ante las medidas discriminatorias de Colombia.

Prensa