La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) comenzó en Montevideo un encuentro donde instruirá a funcionarios públicos de la región en materia de prospectiva y desarrollo sostenible para alcanzar los objetivos de la agenda 2030 de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La actividad, denominada “Prospectiva para el Desarrollo de América Latina al 2030: conceptos y herramientas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenibles”, está organizada por el Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social (Ilpes) de Cepal en colaboración con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid).

“Nuestro propósito es contribuir a la creación de capacidades que permitan a usar adecuadamente la prospectiva y utilizarla para la promoción de la agenda 2030 y el alcance de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS)”, dijo a Efe el coordinador de la actividad, el colombiano Luis Mauricio Cuervo, oficial de Asuntos Económicos del Ilpes.

Al curso, que se desarrollará hasta el próximo viernes en el Centro de Formación de la Cooperación Española en Montevideo, acudieron representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Paraguay y Uruguay.

Cuervo consideró que la agenda 2030 es “el acuerdo más importante que tiene actualmente el planeta entero en materia de desarrollo”, planteando objetivos que “cubren las dimensionas más importantes de la vida humana y de la reproducción del planeta”.

“La implementación de la agenda la tiene que llevar a cabo cada país y en este momento cada país está definiendo sus prioridades y también la arquitectura institucional que va a utilizar para llevar adelante la agenda 2030”, aseguró el coordinador.

Además, Cuervo comentó que en misión de la Cepal es “promover el conocimiento de la agenda como de aportar herramientas para que los países hagan esa implementación”.

En cuanto a los retos a los que se enfrentan estos países, Cuervo calificó la desaceleración económica como “el reto más visible” debido a “un contexto internacional que no despega” a nivel económico.

“Pero por otro lado, hay que mencionar los aprendizajes. La región tiene un aprendizaje importante en términos después de las dificultades por las que atravesamos en los ochenta (…) por lo que tenemos con qué enfrentarlo exitosamente”, concluyó el dirigente de la entidad.

La agenda 2030 para el desarrollo, impulsada por la ONU en septiembre de 2015, trata de 17 metas generales tales como la pobreza, el hambre, el empleo, la igualdad de género, la justicia o el cambio climático, y busca unificar un nuevo acuerdo entre países ricos y pobres.

Este calendario reemplaza a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, impulsados por Naciones Unidas desde el año 2000 y que expiraron en 2015, con un cumplimiento desigual.

Estas metas fueron aprobadas por los 193 países miembros de la ONU en la cumbre que se realizó en Nueva York a fines del pasado septiembre y que se mantendrá vigente hasta el 2030.

Terra