La necesidad de recursos que tiene hoy Codelco para desarrollar sus proyectos estructurales ha reflotado un antiguo debate: cuánto debe aportar el Estado a su principal empresa. Sin embargo, al hacer una revisión histórica de las cifras de la compañía, se evidencia que la reinversión de utilidades por parte del Fisco en la compañía no ha sido recurrente en los últimos 40 años.

Según datos entregados por Codelco, desde 1976 hasta 2015 la empresa generó y entregó al Fisco US$ 98.280 millones (valor actualizado en pesos de 2015). Mientras, en el mismo período, los aportes de capital entregados a la minera por parte del Estado sumaron US$ 10.112 millones. Esto es apenas el 10% del total de los excedentes.

Para Juan Villarzú, ex presidente ejecutivo de la estatal en dos períodos (1994- 1996 y 2000-2006), la explicación de esta diferencia es clara. “Esto básicamente tiene que ver con una estrategia de financiamiento que está diseñada por gente de Hacienda, y que tiene un sesgo muy marcado hacia el corto plazo, al presupuesto anual y a los costos operacionales”, dijo.

El también ex ministro secretario general de la Presidencia en el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, agrega que la Corporación se queda entonces sólo con la depreciación y las amortizaciones.

“El resultado de eso es que la empresa no tiene las condiciones para desarrollar un plan de largo plazo, porque la relación con Hacienda se basa en el presupuesto”.

Lo cierto es que los números de la estatal muestran que en los últimos 40 años hubo varios períodos en que Codelco no recibió aporte alguno por parte del Estado.

Otra cifra que resalta en el análisis es que el 41% de los aportes entregados a la estatal (US$ 4.183 millones en moneda de 2015) fueron realizados en 1976, año en que se dicta el decreto con la creación de la Corporación como se le conoce hoy.

Rolf Lüders, ex ministro de Hacienda (1982-1983), subraya que en los últimos gobiernos ha habido una mayor voluntad política de capitalizar a la compañía. “Sin duda que ha habido un cambio de política en materia de capitalización de Codelco, que se inició -tímidamente me parece- en el gobierno de Sebastián Piñera y que cambió en definitiva en el actual gobierno”. Añade que la explicación para lo anterior probablemente está “en que Codelco, para sobrevivir, requiere inversiones de decenas de miles de millones de dólares y que no puede financiar sin capitalizarse”.

Cree que una fórmula más apropiada para que la compañía capture recursos podría ser a través de “un joint venture con uno o más operadores privados, e invertir los escasos recursos públicos en nuestros niños y jóvenes”.

Inversión a destiempo

Para el académico de la PUC Gustavo Lagos, las empresas estatales en el mundo tienen un comportamiento similar al de Codelco. Cita como ejemplos a las petroleras de Irak, Irán, Venezuela y Libia, y también el caso argentino en el gas natural.

“En los países en desarrollo, la capitalización de las empresas estatales es siempre muy baja, porque los Estados se quedan con todos los excedentes”, dijo.

El académico destaca que durante períodos de mayores precios no se visualizó una potencial crisis, lo que fue generando un efecto acumulativo. “El resultado es que no se invirtió a tiempo, sobre todo a principios de los 2000, y se fue postergando la inversión hasta que llegamos a este punto”.

Hasta 1989 la minera entregó recursos por US$ 21.136 millones y recibió  US$ 4.755 millones.

En los 90, Codelco aportó al Fisco US$ 14.268 millones y recibió un aporte de US$  748 millones. Desde 2000 hasta 2009, la compañía entregó US$ 40.899 millones al Fisco y los aportes del Estado otra vez fueron bajos, llegando a US$ 2.251 millones.

Finalmente, del 2010 a la fecha, la cuprera ha aportado US$ 22.027 millones a las arcas fiscales. De ese total, sólo US$ 2.358 millones fueron capitalizados.

Adicionalmente, en los últimos meses, la discusión sobre los usos que han tenido los dineros recaudados por el concepto de Ley Reservada del Cobre ha vuelto a las portadas. Existen voces que sugieren su modificación e incluso su derogación.

En cuatro décadas, incluyendo el primer trimestre de 2016, la estatal ha aportado US$ 24.039 millones por dicho concepto, 24% del total de recursos entregados al Fisco.

La Ley Reservada del Cobre, establece entregar el 10% de las ventas de la empresa para el financiamiento de las FFAA, con un piso de US$ 180 millones.

La Tercera