“En Colombia se acabó la guerra con las Farc”: Sergio Jaramillo

El Alto Comisionado para la Paz explicó varios de los momentos que los colombianos verán a partir de ahora, tras la declaración del cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo del Gobierno y las Farc, y tras la firma del Acuerdo Final el pasado 24 de agosto.

Con el fin de explicarle a los colombianos todo lo que implica el acuerdo final al que se llegó en La Habana y la declaración del cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo que rige a partir de este lunes, el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, profundizó sobre lo que será el proceso de dejación de armas de las Farc en las próximas semanas.

“Se acabó la guerra en Colombia con las Farc. Si miran las estadísticas, en los últimos 10 años murieron cerca de 3.000 soldados cumpliendo con su deber y cientos de nuestros policías fueron asesinados por las Farc. Eso termina el día de hoy”, dijo Jaramillo antes de recordar cómo será el proceso de dejación de armas.

Sobre la forma como esta organización se están preparando para movilizarse a los lugares donde deberán ubicarse, Sergio Jaramillo explicó lo siguiente: “lo que ha estado ocurriendo es que las Farc comenzaron un desplazamiento la semana pasada, un ‘preagrupamiento’, en el que recogen todas sus unidades en unos puntos y las coordenadas de esos puntos serán entregadas a las Naciones Unidas para que tengamos plenas garantías para lo que será este período de la campaña al Plebiscito”.

Dijo que “las Farc ya habían comenzado a desplazarse hacia las zonas como mencionamos, pero la semana pasado ocurrió algo muy importante en La Habana: en el marco de la Subcomisión Técnica del Fin del Conflicto, se acordó un protocolo para todas las medidas que rigen desde hoy hasta el Plebiscito y que incluyen el cumplimiento desde las cero horas de hoy 29 de agosto de todas las reglas que rigen el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, y en particular las que afecten a la población civil. Así mismo, la prohibición de cualquier actividad de financiación ilícita de su organización. Segundo, se acordó que las Farc van a comenzar un agrupamiento de todas sus unidades en uno puntos precisos y que la organización de Naciones Unidas recibirá las coordenadas de esos puntos”, explicó Jaramillo.

“Le hemos pedido a las Naciones Unidas que acelere el despliegue de la misión política que encabeza el Mecanismo de Monitoreo y de Verificación, y esperamos que en las próximas semanas, a nivel regional primero y luego a nivel local, se haya cumplido con este propósito”.

El Comisionado de Paz dijo que “las Farc deben entregar un listado de la totalidad de sus miembros armados en los frentes, de sus milicias y, por supuesto, de la totalidad de los menores que estén en sus filas para poder acceder a todos los beneficios. Esas personas tienen que reafirmar el compromiso no sólo de dejar las armas, sino de no reincidir en su uso”.

La delegación regresará a La Habana mañana martes para terminar de coordinar detalles sobre la firma del acuerdo final.

Equipo de Paz


Fin de una guerra: Gobierno y Farc inician cese del fuego definitivo

Después de 52 años de enfrentamiento entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc, entró en vigencia desde las cero horas de este lunes el cese bilateral y definitivo del fuego y de hostilidades, decretado por el presidente Juan Manuel Santos. Lo que se traduce en que la Fuerza Pública –480.000 hombres y mujeres– no adelantará operaciones “ofensivas” contra las Farc.

“Se termina así el conflicto con las Farc”, aseguró el Jefe de Estado el jueves pasado, cuando hizo el anuncio.

Por su parte, el jefe máximo del grupo guerrillero, ‘Timochenko’, ordenó este domingo a sus unidades –cerca de 7.500 hombres armados, concentrados en siete bloques, y unos 8.000 milicianos– que de manera definitiva cesen toda hostilidad contra el Estado.

Por eso el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, indicó que este cese del fuego significa “poder pensar en un país donde se puede construir la paz y la prosperidad” y es “tal vez la mejor noticia que ha recibido nuestra Nación en los últimos 100 años”.

El senador Antonio Navarro Wolf (amnistiado del M-19) afirmó que lo más importante de lo que entró a regir anoche es que “es el comienzo del desarme de las Farc”. Y explicó que según lo acordado en La Habana, esto debe terminar con la entrega del armamento a la ONU.

“Sacar a mucha gente de la guerra, gente que ha generado miles de víctimas, logrando que se desarmen, es algo extraordinario”, manifestó el senador de Alianza Verde.

Por su parte, el senador Armando Benedetti dijo que “el acuerdo sobre el cese bilateral nos da una oportunidad para demostrarle al mundo que no somos tan esquizofrénicos y delirantes en esta guerra que parecía infinita y no daba estabilidad social; y que por fin recuperaremos como sociedad un derecho fundamental que es la paz”.

Fin a delitos

Entre los acuerdos pactados en el proceso de negociación adelantados durante cuatro años en La Habana, se refiere que las Farc, al dar esa orden, dan fin a los delitos que habían sido base de su financiación, como la extorsión, el narcotráfico y la minería ilegal.

La declaratoria del cese bilateral del fuego y de hostilidades en esta fase sirve también para facilitar la preconcentración que vienen adelantando los guerrilleros –en cada uno de los campamentos base de los frentes y bloques–, preparándose para desplazarse a las 22 zonas veredales y seis campamentarias, después de que se conozcan los resultados del plebiscito el próximo 2 de octubre.

Esa preconcentración la están haciendo los integrantes de las Farc desde hace 10 días para agilizar la identificación de cada guerrillero y el conteo final de cada estructura, de cara al desplazamiento a los puntos de concentración donde finalmente se concretará la desmovilización y desarme.

Esos puntos de preconcentración establecidos por la guerrilla son de pleno conocimiento del Ejército Nacional para evitar una confrontación armada, aseguró a EL TIEMPO una fuente del Gobierno Nacional, quien señaló también que se recibe como un “gesto de buena fe y confianza”. Para ello se tienen previstos unos “corredores humanitarios” que faciliten el traslado y paso de guerrilleros.

La fuente señaló además que el cese bilateral del fuego permitirá facilitar el traslado y la logística por parte de las Farc de delegados e invitados internacionales a la décima cumbre guerrillera, que se realizará entre el 13 y el 19 de septiembre en San Vicente del Caguán (Caquetá).

La cumbre siempre se había desarrollado en la clandestinidad.

El cese bilateral del fuego y de hostilidades implica que la Fuerza Pública no perseguirá más a la guerrilla de las Farc –no habrá acciones contra sus campamentos u operaciones de bombardeo–, siempre y cuando no delincan. “Si se comprueba que lo hacen, caerá sobre ellos todo el peso de la ley y del Estado”, reiteró el Ministro de Defensa.

Del cumplimiento del cese del fuego y de hostilidades ya es veedor desde su entrada en vigencia Naciones Unidas, por medio de sus delegados que se encuentran en nuestro país.

Este cese del fuego marca el fin del conflicto, ya que es el término de la confrontación armada entre Estado y la guerrilla.

Estará vigente por 180 días después de la firma del acuerdo, lo que coincide con la concentración de los guerrilleros y la entrega de armas y de todo tipo de material bélico, armas hechizas, de largo y corto alcance, y explosivos, para dar el paso a la civilidad.

El Tiempo


Las reglas del cese el fuego de Gobierno y Farc

Una vez las unidades de las Farc (guerrilleros y milicianos) se ubiquen en las zonas veredales, a partir del 2 de octubre, después de la aprobación del plebiscito, empezará a operar este reglamento que contiene las conductas prohibidas para las partes.

Este reglamento fue acordado por miembros de la Fuerza Pública y de las Farc durante casi dos años de trabajo conjunto en la Subcomisión Técnica de Fin del Conflicto y hace parte de los protocolos del punto 3. (Ver gráfica al final).

Para velar que estas normas se cumplan, se conformó un mecanismo de monitoreo y verificación, compuesto por cerca de 900 personas entre la Fuerza Pública, las Farc y la ONU. Éste empezará a operar parcialmente en su nivel regional el 7 de septiembre. Las sedes locales, que funcionarán en las zonas veredales y puntos de campamento, y la sede nacional, en Bogotá, tendrán que estar listas el 23 de septiembre, día que según el cronograma acordado será la firma protocolaria del acuerdo final por parte del presidente Santos y el jefe de las Farc, Timoleón Jiménez. Ese será el día D.

Con el anuncio del presidente Juan Manuel Santos de decretar el cese el fuego y de hostilidades definitivo contra las Farc, a partir del próximo lunes 29 de agosto, se inicia la movilización de las unidades guerrilleras hacia los sitios donde se realizará la X conferencia, máxima instancia de decisión de esta organización para la aprobación del Acuerdo Final.

Y aunque las Farc ya habían decretado un cese unilateral, en diciembre de 2014, se espera que este fin de semana haya un pronunciamiento para que esa decisión se convierta en un cese definitivo y de esa manera se pueda declarar oficialmente, como lo prevé el Acuerdo final, el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo.

Una vez concluida la conferencia, los guerrilleros se aprestarán a movilizarse hacia las Zonas Veredales. Todos estos movimientos estarán acompañados y verificados por la ONU. Hay que aclarar que el Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación aun no está listo.

La próxima semana, decenas de guerrilleros se movilizarán por todo el país para participar en la capacitación técnica que les permitirá convertirse en integrantes del mecanismo. Este será otro ejercicio de ratificación de confianza entre las partes, ya que por primera vez, guerrilleros, oficiales de la fuerza pública e integrantes de la ONU se sentarán juntos en un salón de clases para estudiar los reglamentos, los procedimientos y las normas que regirán el cese al fuego y la dejación de armas.

De esta manera, las Farc llegarán a las zonas veredales y puntos de campamento después del 2 de octubre, una vez se realice el plebiscito, en el que se espera que el pueblo colombiano apruebe el Acuerdo Final.

El Espectador


Eln felicita a regañadientes y con preocupación a las Farc por acuerdo de paz

En momentos en que el país festeja el acuerdo de paz alcanzado entre las Farc y el Gobierno, gracias al cual a partir de este lunes termina la guerra que durante 52 años ha enfrentado a los dos bandos, el Eln –el segundo grupo guerrillero del país– comienza a mostrarse intranquilo por los efectos de la paz con las Farc.

Así lo dejó entrever el máximo jefe del Eln, Nicolás Rodríguez Bautista, alias “Gabino” en carta enviada este domingo 28 de agosto a Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, su homologo en las Farc. La misiva, conocida por El Espectador, consta de dos páginas, en las cuales es evidente el malestar del Eln por la paz alcanzada entre Gobierno y Farc. De hecho, aunque aplaudió el camino de las Farc para convertirse en un movimiento político y dijo que respeta el acuerdo suscrito con el Gobierno Santos, “Gabino” enfatizó que no comparte la “esencia” de lo pactado.

Recordó además que hay claras diferencias en la agenda de paz del Eln y las de las Farc. De hecho, aseguró que no ve voluntad del Gobierno para trazar una ruta definitiva que los lleve a la paz.

Lo que no dijo “Gabino” es que, más allá de su acuerdo o desacuerdo con la agenda pactada por las Farc, al Eln le preocupa que después de la desmovilización de los guerrilleros comandados por “Timochenko”, la acción estatal se concentre en combatirlos a ellos. Peor aún, que los mismos desmovilizados de las Farc terminen ayudando a perseguir a los miembros del Eln.

Tampoco señaló el detalle las razones por las cuales las aproximaciones para la instalación de un proceso de paz entre el Gobierno y el Eln pueda por fin llevarse a cabo. Se limitó a echarle la culpa a la contraparte, y ni siquiera hizo alusión a los recientes ataques armados ni a los secuestros protagonizados por la guerrilla que él comanda, situaciones que han tenido pésimo recibo en la opinión pública y que no puede pasar por alto el Ejecutivo, por muy interesado que esté en abrir la mesa de diálogos.

Para matizar esa falta de explicaciones sobre los temas de fondo que han impedido que su propio proceso arranque, el jefe del Eln utilizó frases como: “Los diálogos con el presidente Santos son de carácter exploratorio debido a que no vemos clara la voluntad del paz del Gobierno Nacional, que nos permita desde ya trazar una ruta definitiva hacia la paz de Colombia”.

“Gabino” dice que desde hace más de dos décadas la guerrilla ha buscado, a través del diálogo con los gobiernos de turno, una salida política al conflicto, argumentando que el futuro y destino de Colombia “no puede ser la guerra”.

Sin embargo, asegura él, “en ninguno de esos gobiernos hemos visto voluntad real para buscar la paz y, contrario a ella, hemos constatado la intención de desarmar las guerrillas sin que a cambio exista la real voluntad de pactar acuerdos que pongan fin a las causas que originaron el conflicto político, social y armado”.

Ahí vuelve a llamar la atención en el llamado que el Eln le hace a las Farc para que pese a las diferencias entre ambas guerrillas, la situación actual no rompa los niveles de unidad “necesarios entre revolucionarios y luchadores populares”.

Lo cierto es que la comunicación entre ambas guerrillas está muy lejos de ser fluida. A medida que los diálogos de las Farc avanzaban con el Gobierno, crecía la tensión con el Eln que jugó a dilatar apostándole a la urgencia de los tiempos del Gobierno y terminó quedándose por fuera de la histórica negociación a la cual solo le resta ahora la refrendación popular.

Por eso, no deja de sonar a forzada cordialidad la forma como el jefe del Eln se despide en su carta a “Timochenko”: “Finalmente a ustedes compañeros y compañeras de las Farc les deseamos los mejores éxitos en el camino escogido y nos seguimos encontrando en los distintos espacios en que la lucha popular y revolucionaria nos coloque”.

El Espectador


ELN: Carta abierta a las Farc

https://pbs.twimg.com/media/Cq-0e_gW8AQ1jmK.jpg:large