Las organizaciones Defensoras de Derechos Humanos han exigido respeto y mayores condiciones de seguridad para la comunidad Motilón Barí en el municipio de Tibú, por la cercanía de la que sería la zona de concentración en el Catatumbo.

La zona de concentración del frente 33 de las Farc estaría ubicada, próximo al resguardo indígena de los indígenas Barí, situación que desde ya ha prendido las alarmas en los defensores de Derechos Humanos en Norte de Santander por las situaciones de inseguridad o peligro que significaría para la población.

Wilfredo Cañizares, Director de la Fundación Progresar aseguró ” es una situación que se puede generar, porque la vereda Caño Indio zona escogida por las Farc, está alejada del casco urbano pero cercano a los indígenas, además es una región donde el narcotráfico está presente y otras organizaciones guerrilleras”

“Esperamos que se avance oportunamente y positivamente, además se genere el desarme del frente 33, confiamos en el proceso y la experiencia del Consejo de las Naciones Unidas en este tipo de procesos de desarme y verificación de la zona” puntualizó Cañizares.

La comisión tripartita Farc, ONU y Gobierno llegarán el Jueves al municipio de Tibú y a la vereda Caño Indio para verificar las condiciones de seguridad y posteriormente establecer los mecanismos de trabajo entre las partes.

Caracol