Las explicaciones sobre la inversión que ha hecho el segundo gobierno Santos en Chocó, que según el ministro del Interior (e), Guillermo Rivera, pasan de los 7 billones de pesos, no tranquilizaron a los habitantes de Chocó en su segundo día de paro cívico. Los encuentros preliminares entre Rivera y los líderes del Comité Cívico por la Dignidad del Chocó tampoco lo hicieron. Por el contrario, las movilizaciones que planeaban los chocoanos terminaron en enfrentamientos con el Esmad. Las voces y pancartas exigiendo mayor atención al departamento, representada en mejoras a la salud, la educación y la infraestructura, terminaron opacadas por humo proveniente de la quema de neumáticos y la explosión de varios gases lacrimógenos.

Para tratar de calmar los ánimos y bajar la temperatura del paro cívico en uno de los departamentos que históricamente han sido más ignorados por el Estado, el Gobierno empieza a buscar solución al pliego de pliego de peticiones presentado por el Comité Cívico por la Dignidad del Chocó, organización promotora del paro cívico.

La salud es uno de los temas que está con resaltador en la solicitud. Por eso, el Ministerio de Salud, como una de las entidades responsables de la muerte de al menos 62 chocoanos por enfermedades prevenibles que no fueron tratadas adecuadamente (según denunció Sofía Gaviria en julio), entró a mediar con un rosario de promesas con el departamento, con las que pretenden mejorar el sistema de salud. En un encuentro entre el viceministro de Salud, Fernando Ruiz, y las comunidades del Chocó, Minsalud se comprometió a crear cuatro hospitales en el departamento. A nombre del Gobierno, el viceministro de Salud aseguró que Chocó tendrá un hospital de tercer nivel en su capital, Quibdó y hospitales de segundo nivel en tres subregiones: Darién, Pacífico y San Juan.

En el encuentro también se acordaron otras medidas para buscar reanimar un sistema de salud que en el Chocó está en estado crítico. La devolución de la ESE Departamental San Francisco de Asís y el compromiso de sanear fiscalmente el sector salud, son las primeras medidas de contingencia del Ministerio. Pero la liquidación de Dasalud Chocó y mejoras en la red primaria de atención en salud, también hacen parte del plan del Gobierno para ponerle fin a las súplicas de los chocoanos en cuanto a la salud.

Aunque los acuerdos alcanzados están orientados a resolver las protestas en el Chocó, los líderes del paro cívico y el Gobierno continúa trabajando en las diferentes mesas en las que se debaten las necesidades y problemáticas del Chocó.

El Espectador