El Comité de Integración del Macizo Colombiano -CIMA- denunció el asesinato de los líderes campesinos Joel Meneses, Nereo Meneses Guzmán y Ariel Sotelo. El hecho ocurrió este lunes en el municipio de Almaguer, Cauca, en el suroccidente del país.

Los hechos ocurrieron entre las 8 y 8:30 de la mañana del lunes 29 de agosto de 2016, en el sitio Guayabillas del corregimiento de Llacuanas, municipio de Almaguer. En la denuncia, el CIMA aseguró que hombres armados, vistiendo uniforme militar y con armas largas, interceptaron los vehículos que se dirigían al mercado de ese corregimiento.

En ese momento ordenaron a los pasajeros apagar sus teléfonos y detuvieron el vehículo en el que se transportaban Joel Meneses, líder histórico del CIMA, quien había recibido varias amenazas, junto a Nereo Meneses y Ariel Sotelo. Luego fueron llevados hasta a un sitio conocido como “Monte Oscuro”, en los límites de los municipios de Bolívar y Almaguer, donde fueron encontrados abatidos con tiros de gracia.

Según el comunicado difundido por el CIMA, los asesinatos ocurren cuando apenas el Municipio “venía recobrando la confianza social, política y administrativa”.

La organización campesina insistió en que los líderes asesinados eran reconocidos en el municipio y la región, participaron activamente en diferentes movilizaciones campesinas “por vida digna en el Macizo Colombiano, entre ellas la reciente Minga Nacional Agraria, Campesina, Étnica y Popular por el Buen Vivir, una Reforma Agraria Estructural y una Ciudad Digna, que se desarrolló desde el 30 de mayo hasta el 12 de junio de 2016 en el punto de concentración campesina en Timbí o (Cauca)”.

Telón de fondo

Hace algunos días, el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC- anunciaron la conclusión del proceso de diálogos de La Habana. A este histórico hecho le sigue el traslado de los guerrilleros a las zonas verdeles y las de concentración.

Si bien en necesario esperar las investigaciones pertinentes, este caso representa una alerta para el proceso de implementación de los acuerdos ya que es posible que los crímenes guarden relación con el ascenso del fenómeno paramilitar en zonas antes copadas por las FARC.