Este lunes, miles de trabajadores del ICE salieron a las calles a protestar contra una supuesta decisión de la administración de despedir “a cientos y hasta miles” de empleados para paliar dificultades financieras, algo que las autoridades rechazaron categóricamente.

Los “iceístas” desfilaron desde el parque La Sabana hasta la Casa Presidencial, para pedir al presidente Luis Guillermo Solís que intervenga para evitar que se produzca una despido masivo y se entable un diálogo entre las autoridades del ICE y los sindicatos.

“Los despidos no son la solución” decía una gran pancarta que encabezaba la marcha, en referencia a problemas financieros que enfrenta la empresa.

“Desde el 2011, la planilla del ICE se ha reducido en unos 2.500 puestos, ¿cuántos más tendrán que irse para solucionar los problemas financieros?”, declaró Fabio Chávez, presidente del Frente Interno de Trabajadores (FIT), que agrupa a los sindicatos de la institución.

El sindicalista aseguró que la política de los jerarcas no solo genera un problema social, dejando sin empleo a cientos o miles de trabajadores, sino que afecta a la prestación de servicios al público.

Este lunes las afectaciones a la atención de los usuarios fue mínima, ya que solo el 50% de cada una de las oficinas se unió al paro. Sin embargo, Chavez advirtió que de no solucionarse el problema podría producirse una huelga nacional con suspensión de servicios.

La vocería del ICE rechazó las acusaciones de los sindicalistas y aseguró que el movimiento no se justifica porque “falso que se planee despidos masivos como se ha dicho irresponsablemente”.

La presidencia ejecutiva de la instó a los sindicatos a retornar a la mesa de diálogo que, según afirma, ha venido funcionando entre la administración y los representantes de los trabajadores para resolver diferencias.

Informa Tico