Una víctima de una relación impropia a la que fue sometida cuando tenía catorce años de edad por un adulto casi diez años mayor, se convirtió en una de las principales promotoras del Proyecto de Ley 19.337 que define y prohíbe las relaciones impropias tipificándolas como un delito con penas de prisión para los infractores.

El Proyecto de Ley que prohíbe las llamadas Relaciones Impropias fue presentado en la Asamblea Legislativa por la diputada Emilia Molina (PAC) quien estuvo acompañada por Ivannia Ramírez, la directora de la Fundación Paniamor, Milena Grillo, y el doctor Alberto Morales Bejarano, director de la Clínica del Adolescente del Hospital de Niños, para pedir la aprobación de la iniciativa de Ley 19.337, conocido como “Prohibición de Relaciones Impropias” para sancionar y evitar las relaciones sexuales de adultos considerablemente mayores con menores de edad..

En la presentación, la joven Ramírez lanzó una dura crítica al tribunal que resolvió la causa por abusos sexuales que presentó años atrás, contra un hombre casi diez años mayor que ella. El agresor fue declarado culpable y condenado por tener relaciones sexuales con una menor de edad pero no fue a prisión porque el tribunal resolvió que fueron consentidas por la menor y por no tener antecedentes penales, enfatizó.

Los culpables de someter a una persona menor a tener relaciones sexuales abusivas no pueden ser eximidos de cumplir en prisión la condena que corresponde por este delito, dijo Ramírez.

La joven fue más allá al señalar que si este proyecto hubiera sido Ley de la República, su caso, en el cual hubo abuso físico, abuso psicológico y abuso de poder, no podría haber sido considerado en tribunales como relaciones sexuales consentidas “dado que la iniciativa aumenta la edad mínima para el consentimiento sexual de los 13 años a los 15 años de edad”.

El director de la Clínica del Adolescente del Hospital de Niños, Morales Bejarano, secundó lo dicho por Ivannia, al explicar las diferencias significativas existentes en la maduración cerebral del adolescente y el adulto, diferencias que derivan en abusos, no sólo físicos sino psicológicos por parte del mayor de edad en dichas relaciones impropias, en las que también impera la desigualdad de poder.

El médico justificó también, desde el punto de vista clínico, el rango de 5 años o más de diferencia entre el transgresor y la víctima, para que se penalice una relación impropia.

El Ley 19.337 también prohíbe la inscripción de matrimonios en el que uno o los dos sean menores de edad ante el Registro Civil y establece que las penas no serán excarcelables para el mayor de edad que tenga relaciones sexuales con menores de edad.

En Costa Rica, el 85% de los embarazos en niñas menores de 15 años son de padres mayores de edad, producto de violaciones y de relaciones impropias a las que son sometidas.

Informa Tico