Las primeras elecciones internas para elegir al presidencial de Pachakutik marcan el inicio de las definiciones electorales rumbo al próximo febrero. Serán este 6 de agosto.

Los dirigentes decidieron que sean cerradas. Es decir, que solamente los afiliados y adherentes puedan votar. En su registro constan 160 000.

Los adherentes que deseen participar tienen que acercarse ese día a las delegaciones provinciales del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Pachakutik tiene cinco precandidatos: Salvador Quishpe, prefecto de Zamora Chinchipe; Patricio Zambrano, líder de Manabí; Cléver Jiménez, exasambleísta; Lourdes Tibán, actual legisladora; y Carlos Pérez, presidente de la Ecuarunari. Tibán confía en que este proceso democrático afiance la estructura del movimiento, pero teme que, dependiendo del resultado, exista la posibilidad de una fragmentación.

El ganador de este proceso terciará en otras primarias, las del Acuerdo Nacional por el Cambio. Esta alianza concentra a las tiendas políticas y movimientos sociales de centro-izquierda.

El coordinador es Paco Moncayo, exalcalde de Quito, exlegislador y general retirado. Él confirmó que el proceso de elección se hará el 20 de este mes. La única condición para que una organización política pueda presentar su candidato es que coincidan con la propuesta programática que han venido trabajando con las bases del frente.

Ahí, tres personas han aceptado, hasta el momento, terciar como precandidatos a la Presidencia de la República. El exrector de la Universidad Andina Simón Bolívar, sede Quito, Enrique Ayala Mora; Lenin Hurtado, designado por Unidad Popular (anterior Movimiento Popular Democrático); y Mesías Tatamuez, dirigente sindicalista, que fue propuesto por el Movimiento Revolucionario de los Trabajadores.

Hay también expectativa alrededor de la Izquierda Democrática (ID), que la semana pasada logró la validación de firmas necesarias en el CNE para volver oficialmente a la contienda política electoral. Paco Moncayo ha sonado como el más opcionado para ser el presidencial del partido naranja. Él no es militante, por un principio personal, pero ha dicho que coincide con la filosofía de la ID. Incluso participó de forma activa en el proceso de inscripción, que le permitió a la agrupación recuperar su personería jurídica. Para la Convergencia Democrática por la Unidad también será un mes clave. Sus integrantes; entre ellos, Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil y líder del PSC; Paúl Carrasco, prefecto del Azuay y dirigente de Podemos; Ramiro González, de Avanza; y Marcelino Chumpi, prefecto de Morona Santiago por Pachakutik, se dieron plazo hasta el 31 de agosto para mocionar a sus presidenciables.

Los primeros en hacerlo fueron los socialcristianos, con la precandidatura de Cynthia Viteri. Mientras, el trabajo de la alianza se ha enfocado en ampliar sus adhesiones. Está por concretarse la integración a la Convergencia Democrática por la Unidad del Partido Sociedad Patriótica de los hermanos Gilmar y Lucio Gutiérrez, que días atrás anunciaron conversaciones con esa alianza; Concertación, de César Montúfar; y Unión Ecuatoriana, del exfiscal, Washington Pesántez. Este último fue mocionado para la Presidencia por las bases de su movimiento. E incluso ha habido conversaciones con Fabricio Correa, hermano del Jefe de Estado. La autoridad electoral tiene hasta el 18 de agosto para revisar las firmas de otras organizaciones políticas que intentan registrarse para participar. Hasta el 26 de julio, los técnicos verificaron 13% de las 2,5 millones de firmas de adhesión y afiliaciones que 45 organizaciones políticas presentaron hasta el cierre del plazo, el 18 de julio pasado.

El Comercio