Un fiscal sueco entrevistará a Julian Assange en presencia de una contraparte ecuatoriana en la legación diplomática del país andino en Londres, donde el creador de la organización Wikileaks se encuentra asilado hace cuatro años, anunció el miércoles el presidente Rafael Correa durante una entrevista televisiva.

“Por fin Suecia acudió a lo lógico y a lo que siempre se le pidió, lo que implica el respeto a nuestro país, a la normativa internacional y a la normativa ecuatoriana, lo que permite la normativa sueca también: que interroguen a Assange dentro de la Embajada.

Entonces ya se han puesto de acuerdo las fiscalías, ya está limada cualquier aspereza, se están coordinando las cosas y en las próximas semanas un fiscal sueco, en presencia del fiscal ecuatoriano, interrogará a Assange dentro de la Embajada”, indicó.

El mandatario, sostuvo que “ve avances” en el caso, y espera que luego de esa diligencia Suecia “dé el siguiente paso” y levante el pedido de arresto que mantiene contra el australiano por cargos de supuestos delitos sexuales. Además, recalcó que la retención de Assange en la Embajada ecuatoriana atenta “claramente” contra sus derechos humanos.

El creador de WikiLeaks, de 45 años, lleva desde junio de 2012 en la embajada de Quito en la capital británica, cuando pidió asilo a Quito para evitar ser extraditado a Suecia.

La fiscalía sueca quiere interrogarlo por una presunta violación cometida en 2010, que él niega. El supuesto delito no expira hasta 2020.

“El fiscal ha solicitado permiso para llevar a cabo el interrogatorio, así que, por supuesto, será bueno para la investigación si éste puede realizarse”, declaró a la AFP Karin Rosander, portavoz de la fiscalía sueca.

Rosander precisó que todavía no se había fijado ninguna fecha y añadió que un fiscal ecuatoriano correría a cargo del interrogatorio, aunque “la fiscal sueca Ingrid Isgren y un investigador de la policía participarán”.

Por su parte, Assange, a través de sus abogados, mostró su satisfacción por la noticia.

En mayo, las autoridades suecas decidieron mantener una orden de detención europea contra Assange, declarándose en desacuerdo con un panel de la ONU que consideró que el fundador de WikiLeaks era víctima de una “detención arbitraria”. El Reino Unido también rechazó este dictamen, que no tiene carácter vinculante.

El Telégrafo