El Congreso Nacional improbó las iniciativas para convocar a un plebiscito dirigido a consultar a los hondureños sobre el tema de la reelección presidencial.

La iniciativa no alcanzó los 86 votos de la mayoría calificada, ya que 70 diputados votaron a favor de la consulta popular y 55 lo hicieron en contra.

Lo anterior se determinó a la luz de la resolución emitida por el pleno de magistrados de la Corte Suprema de Justicia que resolvió no pronunciarse sobre la reelección por tratarse de un asunto juzgado por la Sala Constitucional mediante sentencia del 22 de abril de 2015.

Por este y otros argumentos legales, la comisión especial de dictamen integrada por representantes de las diferentes fuerzas políticas dictaminó por mayoría que la propuesta de plebiscito es improcedente en este asunto concreto.

De todos los miembros de esta instancia, los diputados Hugo Ricardo Hernández (PL), Alejandra Mancía (Libre) y Marlene Alvarenga (PAC) votaron en contra del dictamen y emitieron un voto particular sobre el tema.

Mario Pérez, secretario del Poder Legislativo y presidente de la comisión de dictamen dio lectura al documento, que en su parte resolutiva recomendó no aprobar la iniciativa presentada por 15 diputados de Libre por ser improcedente.

Argumentó que bajo el estado de derecho y el imperio del principio de la legalidad es preciso que la aprobación legislativa de estos mecanismos requiere el cumplimiento de todos los requisitos legales establecidos en las diferentes leyes.

Bajo ese contexto y tomando en cuenta la ilustración de la Corte Suprema de Justicia los dictaminadores concluyeron que “en el presente caso, si bien es cierto se trata de un asunto de interes nacional , no se cumple el requisito constitucional y legal que establece que se trata de un asunto sobre el cual los poderes constituidos no han tomado ninguna decisión previa, pues el fallo de la Sala Constitucional habilitó la reelección presidencial en el país tal como ha quedado señalado en la parte resolutiva de dicho fallo”.

Pronunciamientos

Al emitir su voto particular, el dictaminador Hugo Hernández expuso que el fallo de la Corte es ilegal porque no se ha proferido sentencia alguna para autorizar la reelección presidencial.

Además, argumentó que se mutilaron artículos de la Constitución de la República que son irreformables por cualquier poder del Estado y que solamente pueden ser modificados por el soberano a través de la consulta popular.

Advirtió que la Constitución establece claramente que esta no pierde su vigencia ni deja de cumplirse por acto de fuerza o cuando fuere derogada por cualquier otro medio distinto al que ella misma dispone.

Por su lado, Alejandra Mancía apuntó que la potestad para dirimir el tema de la reelección solo lo tiene el soberano y la subrogación de este derecho por la Corte Suprema de Justicia es un delito y no prescribe.

“Nosotros seguimos manteniendo nuestra tesis, la sentencia es ilegal, la reelección no puede ser aprobada por el plumazo equivocado de cinco magistrados, debe ser consultada por el pueblo hondureño”, dijo.

En similares términos se pronunciaron los diputados Marlen Alvarenga, Yuri Sabas, Rassel Tomé, Beatriz Valle, Walter Banegas, Doris Gutiérrez y Manuel Zelaya, al quienes se les permitió emitir su pronunciamiento.

Zelaya manifestó que la Constitución no puede reformarse ni cambiarse, sino solamente por la soberanía popular.

El exmandatario advirtió que no van apoyar la reglamentación de la reelección presidencial porque el Partido Nacional no quiso respaldar el plebiscito.

La Prensa