El matrimonio igualitario se ha convertido en el motivo de lucha de aquellas parejas del mismo sexo que persiguen iguales derechos y deberes que tienen las parejas heterosexuales.

Este reconocimiento legal para la igualdad gana espacio en América Latina, especialmente en países como Argentina, México (varios estados), Colombia, Uruguay y Brasil.

Colombia se convirtió en el cuarto país de la región que atendió la demanda de la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (LGBTI), tras aprobar este 2016 la unión de personas del mismo sexo.

Los derechos homosexuales en América Latina

Argentina

Buenos Aires​ fue la primera ciudad de Argentina y América Latina en aprobar el matrimonio igualitario. En 2010 la medida se extendió al resto del país con la modificación a la Ley de Matrimonio Civil durante la gestión de la presidenta Cristina Fernández.

De esta forma, la nación suramericana dio el primer paso en materia de legitimidad de unión de personas del mismo sexo y se convirtió en el décimo país del mundo en legalizar este tipo de uniones.

Uruguay

Durante el mandato de José “Pepe” Mujica se aprobó en 2013 el matrimonio igualitario en Uruguay. Las uniones civiles son legales desde 2008, pero solo se hacían efectivas tras cinco años de convivencia en común.

En 2009 este país también aprobó la adopción para familias LGBTI y ahora cuenta con una legislación contra la discriminación de personas de esta comunidad.

Brasil

En 2013 se convirtió en el tercer país de América Latina en aprobar una resolución a favor del casamiento igualitario.

Además, este país cuenta con protección legal y constitucional en varios estados contra la homofobia y aprobó la adopción entre familias LGBTI.

Desde 2011, en Brasil regía la unión civil entre personas de un mismo sexo, una alternativa legal que contempla menos garantías que las de las parejas entre un hombre y una mujer, por lo que se considera que el matrimonio igualitario es un avance en materia de derechos.

México

Solo algunos estados como Distrito Federal, Coahuila y Quintana Roo han aprobado el matrimonio entre parejas de un mismo sexo, desde diciembre de 2009.

De igual forma, las uniones civiles se permiten solo en Coahuila, Jalisco, Colima, Campeche y Ciudad de México.

Otros países latinoamericanos

Martinica, Puerto Rico, Guayana Francesa, Granada son otros de los territorios que con el transcurrir de los años han permitido el matrimonio igualitario, no por decisión de las legislaturas de estas naciones, sino porque son colonias de países que ya adoptaron la medida.

Unión civil en América Latina

En Ecuador se reconoce la unión civil desde el año 2008. En Chile en 2015, durante la gestión de Michelle Bachelet, fue promulgara la ley de Acuerdo de Unión Civil (AUC), considerado un contrato celebrado entre dos personas, del mismo o distinto sexo, para regular jurídicamente su convivencia.

Como un progreso en el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBTI en países como Uruguay, Argentina, Chile, Venezuela, Colombia, Ecuador, Paraguay, Bolivia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Salvador, México, Puerto Rico se han establecido normativas que prohíben la discriminación por la orientación sexual.

Solo en países como Barbados, Belice, Granada, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tobago se penaliza algunas formas de relaciones entre personas del mismo sexo.

Fuera de las fronteras de América Latina

Holanda fue el primer país en celebrar el primer matrimonio igualitario en el 2000. El resto de las naciones en donde también se contempla esta unión son Bélgica (2003), Canadá (2005), España (2005), Sudáfrica en (2006), Noruega (2008), Suecia (2009) y Dinamarca (2012).

En total, medios refieren que 24 naciones permiten las uniones de personas de un mismo sexo, la mayoría pertenece al continente europeo.

TeleSur