El uribismo oficializará esta tarde su decisión de liderar el ‘No’ en el plebiscito que se convocará para refrendar el acuerdo de paz con las Farc.

Tras varios meses de expectativa por la posición que este, el principal sector de oposición, adoptaría frente al mecanismo refrendatario por la paz, este miércoles el expresidente Álvaro Uribe notificará su decisión al país.

Este momento reviste tal importancia política para Uribe, que él, que casi nunca prepara textos para sus intervenciones, estaba la noche de este martes dedicado a pulir el discurso que pronunciará.

El anuncio se producirá durante un encuentro con miles de seguidores suyos en el Centro de Convenciones G-12, un templo cristiano de la Misión Carismática, movimiento que sigue las orientaciones del jefe del Centro Democrático.

En las últimas semanas, los líderes del uribismo se dedicaron a hacer consultas entre sus cuadros de partido y en la dirigencia de base, y la conclusión, según confesaron varios de ellos a EL TIEMPO, fue promover el ‘No’ en las urnas.

El senador José Obdulio Gaviria aseguró que “hay casi un consenso entre la dirigencia y las bases del uribismo” sobre el voto en contra de los acuerdos con las Farc.

“Será una campaña de movilización popular y de choque contra el fraude”, dijo Gaviria, tras recordar que se van a ver muchos momentos como el que el senador Antonio Navarro vivió el pasado fin de semana en Medellín, cuando defensores del ‘No’ trataron de bloquear por la fuerza su presentación en un acto público en defensa del ‘Sí’.

El expresidente Álvaro Uribe ha hecho varias intervenciones los últimos días contra el plebiscito y ha acusado al gobierno del presidente Juan Manuel Santos de estar “intimidando” a muchos sectores partidarios del ‘No’.

Uribe ha dicho que se está obligando a empleados públicos a asistir a actos donde va el Presidente, so pena de perder sus puestos; que a los alcaldes y gobernadores se les condicionan los aportes nacionales al apoyo al plebiscito, y que hasta los equipos profesionales de fútbol han recibido orientaciones en ese mismo sentido.

Fracasó la abstención

El precandidato a la Presidencia, Carlos Holmes Trujillo, también admitió que la decisión del uribismo será apoyar el ‘No’.

Trujillo, quien defendió en varias oportunidades que el uribismo respaldara en las urnas la “abstención activa”, aceptó que su postura no tuvo todo el respaldo.

También el precandidato y senador, Iván Duque, dijo que seguramente el ‘No’ va a ser la decisión de su partido, luego de comprobar que esa es la tendencia más marcada entre sus bases.

“He venido defendiendo el ‘No’, porque es el voto digno que deben hacer los colombianos para defender la legalidad.

El ‘No’, no es un aplauso a la guerra sino una exigencia para que se corrijan los errores graves en los acuerdos de La Habana”, aseguró.

Así las cosas, el uribismo será el principal protagonista del ‘No’ a la refrendación de los acuerdos con las Farc, en las urnas.

Aunque el expresidente Andrés Pastrana ha intensificado sus críticas a las negociaciones con las Farc, no ha sido claro sobre si está dispuesto a ponerse al frente de un movimiento por el ‘No’.

El procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, otro opositor radical de los acuerdos de La Habana, le va a bajar el tono a sus reparos, pues la Corte Constitucional, en su sentencia a favor de la ley que le dio luz verde al plebiscito, limitó la acción de los funcionarios públicos en estas campañas, sobre todo en el uso de recursos.

Y aunque la campaña por el plebiscito, desde el punto de vista formal, comenzará cuando se conozcan los acuerdos con las Farc, la entrada del uribismo a la defensa del ‘No’, deja listo el ajedrez.

A la espera de acuerdos

El plebiscito para refrendar los acuerdos de paz de La Habana ya fue declarado exequible por la Corte Constitucional.

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, por mandato de ese alto tribunal, solo está a la espera de que se firmen los acuerdos de La Habana, para convocar a los colombianos a las urnas a refrendar lo pactado.

Se estima que el plebiscito podría realizarse en octubre próximo, de acuerdo con el avance la negociación.

‘No era bueno legitimarlo’

Carlos Holmes Trujillo, precandidato presidencial del uribismo fue uno de los promotores de la abstención. Considera que con el ‘No’ están legitimando el plebiscito.

¿Por qué no triunfó la idea del abstencionismo?

Desde el principio hubo un acuerdo para escuchar todas las posiciones y que luego se tomaría una decisión que sería acogida por todos. Defendí la abstención porque me parecía que era la posición coherente porque si habíamos criticado el plebiscito por carecer de idoneidad no era bueno legitimarlo con la participación. Pero acato la decisión.

¿Votando por el ‘No’, están legitimando el plebiscito?

Ese planteamiento se lo hice al partido pero me comprometí a respetar la decisión del partido y es lo que voy a hacer.

¿Por qué no pudo convencerlos de que era mejor la abstención?

Fue solo un intercambio cordial de posiciones respecto a una decisión muy compleja desde el punto de vista político. Lo clave era analizar los diversos criterios y tomar la mejor decisión para la mayoría.

¿Cuándo comienzan la campaña por el ‘No’?

Esperemos a los detalles de la decisión que será anunciada hoy (miércoles).

El Tiempo


La mayoría de partidos saldrá a defender el ‘Sí’ en el plebiscito

La mayoría de los partidos políticos –desde el centro hasta la izquierda– defenderá el ‘Sí’ en el plebiscito por la paz. En primer lugar, así lo han expresado los partidos de la coalición de Gobierno (el liberalismo, ‘la U’ y Cambio Radical), con apenas algunas diferencias en su nivel de compromiso.

En las últimas semanas se ha destacado, por ejemplo, cierta ofensiva del liberalismo en este sentido. Ya muchas figuras destacadas de ese partido, como Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, habían puesto su sello de compromiso en el proceso.

También lo hizo el expresidente de la Corte Constitucional, Manuel José Cepeda, uno de los principales soportes jurídicos de las negociaciones, en nombre del Gobierno.

A este equipo liberal por la paz se sumó en las últimas semanas el expresidente César Gaviria, quien ha asumido una especie de coordinación de varios sectores políticos y sociales defensores del ‘Sí’.

Fabio Villegas, también de las huestes ‘rojas’, lidera el acercamiento de empresarios y sectores sociales al apoyo del ‘Sí’.

El expresidente del Senado, Roy Barreras, ha sido uno de los más ahincados defensores de las negociaciones de La Habana, al punto que el presidente Juan Manuel Santos lo designó integrante de la delegación del Gobierno para dinamizar los acuerdos.

Barreras y su partido impulsaron en el Congreso muchas de las normas legales y constitucionales que han apalancado el avance del proceso.

El ahora presidente del Congreso, Mauricio Lizcano, también de ‘la U’, lidera un bloque de actores políticos que defenderán el apoyo de los colombianos en las urnas al proceso de paz.

Cambio Radical, el menos efusivo en la defensa de las negociaciones con las Farc, ha dicho de manera pública y reiterada que respalda el proceso.

La izquierda, plena

El sector político más comprometido con la negociación de paz con las Farc es la izquierda; en todas sus expresiones.

Desde el momento que el presidente Santos buscó la reelección en 2014 con la bandera de sostener las negociaciones, la izquierda en pleno, en un acto sin antecedentes, cerró filas a su alrededor.

De hecho, personalidades como Clara López, entonces jefa del Polo Democrático Alternativo, se apartó un poco de su partido para apoyar de manera incondicional a Santos y su proceso de paz, lo cual le valió llegar al gabinete como Ministra de Trabajo.

El inminente fin del conflicto con las Farc ha convocado también a muchos actores sociales de izquierda como sindicatos, minorías étnicas, organizaciones civiles y pequeños empresarios.

Juntos, aunque diferentes

Aunque como partidos políticos unos y otros mantienen sus diferencias políticas e ideológicas casi irreconciliables, el tema de la paz ha unido por primera vez en la historia a tendencias totalmente antagónicas.

Muchas de estas organizaciones han decidido hacer sus propias campañas en defensa del ‘Sí’ en el plebiscito, con su propia impronta, pero acatan el liderazgo absoluto del presidente Juan Manuel Santos en las líneas generales.

Santos se ha encargado de que el ‘Sí’ en el plebiscito reciba el respaldo desde sectores de derecha hasta los más recalcitrantes de izquierda, y a todos los ha recibido en la Casa de Nariño.

Faltan los conservadores

El Partido Conservador, que no forma parte de la coalición de Gobierno, pero que apoya la mayoría de las decisiones del Gobierno en el Congreso, está a punto de revelar que apoyará el ‘Sí’.

Los conservadores están divididos alrededor de apoyar o no las negociaciones con las Farc, pero el sector más representativo de las directivas y las bancadas legislativas respaldan el proceso de paz y al gobierno del presidente Santos.

El expresidente Andrés Pastrana, quien actúa “a distancia” del partido (según lo dijo él mismo), y la exministra Marta Lucía Ramírez son las voces más críticas contra el proceso de La Habana.

El Tiempo