El Gobierno de Haití se comprometió hoy a levantar “definitivamente” las restricciones a 23 productos dominicanos impuestas el año pasado por el entonces presidente Michel Martelly, durante una reunión de los cancilleres de ambos países en Puerto Príncipe.

El canciller haitiano, Pierrot Delienne, señaló que la única condición será que se cumpla con el pago de los aranceles, tras su encuentro con el ministro dominicano de Relaciones Exteriores, Miguel Vargas Maldonado, según un comunicado de la Cancillería dominicana.

Entre los artículos dominicanos que desde el pasado 1 de octubre sufren esta restricción de entrada a Haití por vía terrestre figuran el cemento gris, aceite comestible, jabón de lavar, detergente en polvo y el agua potable.

Por otro lado, el canciller haitiano anunció que su Gobierno documentará a más tardar la tercera semana del mes de octubre a unos 112,000 haitianos que residen en República Dominicana para que puedan acogerse al Plan Nacional de Regularización de Inmigrantes.

Según el comunicado, Vargas dijo que ha “llegado el momento de que ambas naciones se sienten a discutir seriamente un tratado que dinamice el flujo de comercio bilateral sin trabas y sin objeciones más allá de las que impongan las normas internacionales de comercio”.

“Hagámonos el propósito, señor canciller, de reunirnos periódicamente, de restablecer las tareas de la Comisión Mixta Bilateral, para que este apretón de manos que le ofrezco sea siempre señal recordatorio de cuán sinceras son estas expresiones de amistad, respeto y buena vecindad con Haití”, sostuvo Vargas.

El canciller dominicano, quien asumió el cargo el pasado 16 de agosto, señaló que ambos países “deben dejar a un lado lo que les desune y acometer una agenda de acción a partir de los puntos en que debe sustentarse una verdadera amistad, que abra paso a nuevas ideas de relaciones comerciales y culturales, respetando sus características individuales”.

Señaló que la confianza recíproca es indispensable, por lo que las dos partes “deben trabajar en reglas claras que regulen el comercio y garanticen la inversión, con mecanismos eficientes que permitan sortear las rutas de colisión”.

El canciller dominicano aseguró que en el Gobierno de su país “hay un interés genuino en trabajar hombro con hombro” con Haití.

A su juicio, las dos naciones deben discutir importantes acuerdos, partiendo del reconocimiento mutuo de medidas sanitarias y fitosanitarias, así como la aplicación de medidas arancelarias que faciliten las áreas de servicios y el transporte en Haití.

Sostuvo que el propósito de su visita es sostener un diálogo “franco y sincero, en el que las coincidencias superen ampliamente las diferencias, así como que no fue casual haber escogido Haití como el primer país a visitar” tras su designación como canciller.

Indicó además, que República Dominicana ha asumido la búsqueda incesante de la libertad como causa irrenunciable, “y opuesto a la intromisión extranjera, la vocación soberana de pueblos que han sufrido en carne propia la tragedia de las ambiciones imperiales”.

Agregó que en los próximos 20 años “en las 29,500 millas cuadradas de La Española (isla que comparten ambos países) habrá alrededor de 40 millones de habitantes, lo que planteará serias presiones a nuestros recursos hídricos, bosques, mares y tierras fértiles”.

Vargas citó también la implementación de políticas que cierren la brecha entre haitianos y dominicanos, no limitada a la frontera, a partir de la identificación de espacios de interés común.

“El presidente Danilo Medina ha concebido una política clara y precisa hacia Haití, incluso en los momentos más difíciles, cuando a la nación dominicana se le hizo una campaña internacional negativa por el manejo de la cuestión migratoria”, subrayó en su declaración.

7 Días