El partido Libertad y Refundación (Libre) demostró el mediodía de este sábado en esta ciudad capital que está más vivo que nunca, transpiró unidad, alegría, convocatoria y mostró que va con todo para alcanzar la presidencia de Honduras a través de su candidata Xiomara Castro.

El coordinador general de Libre y presidente de Honduras (2006-2010), Manuel Zelaya, convoco a la militancia del partido a un plantón este día frente a la oficina del Tribunal Supremo Electoral (TSE) para demandarle al gobierno que deje de posponer las reformas electorales y de los partidos políticos para garantizar elecciones transparentes en el país.

De esta manera, el curtido político Zelaya se desmarca del proceso de reelección presidencial cuyas puertas abrieron diputados del Partido Nacional cuando invocando violación de derechos humanos solicitaron a la Corte Suprema de Justicia que les permitiera hablar de “reelección”, lo cual prohíbe la Constitución de la República.

Tras el fallo de la Corte, la tesis que impuso el Partido Nacional es que ahora pueden reelegir al actual presidente nacionalista Juan Hernández .Un tema que mantiene dividida a la sociedad hondureña, pues, otros entendidos afirman que la Corte Suprema no tiene la potestad de una Asamblea Nacional Constituyente para declarar inconstitucional la Constitución de Honduras.

Con el nombramiento de Xiomara Castro como virtual candidata presidencial por Libre, el mandatario Hernández y sus allegados quedan solitarios rogando e imponiendo la reelección del Ejecutivo en un contexto violento e inestable de país que no justifica el camino ni el proceso de continuismo presidencial.

El Libertador