Belén, la joven condenada por la muerte de su bebé, fue liberada ayer a la noche a más de 48 horas de emitida la orden de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán. “Ahora es necesario que la Corte resuelva la nulidad de la condena”, sostuvo Amnistía Internacional luego de confirmar la liberación.

El martes pasado, los jueces de la Sala Penal de la Corte tucumana, Daniel Posse, Antonio Estofán y Antonio Gandur ordenaron a la Cámara Penal que la joven fuera liberada mientras continúan analizando la causa. Sostuvieron que la prisión preventiva no tenía fundamentos y había sido dispuesta ilegítimamente.

Belén fue detenida hace dos años cuando asistió al Hospital Avellaneda para ser atendida por dolores estomacales y fue tratada primero por un aborto espontáneo, que no representa delito. Ese mismo día, mientras se encontraba internada y sedada, alguien encontró un feto en un inodoro en un baño del hospital.

Personal del hospita inmediatamente la denunció asumiendo que era el “hijo” de Belén, pero sin tener ninguna prueba ni análisis de ADN que probara su relación con el feto. Belén contó que un enfermero le trajo el feto en una cajita y la insultó por lo que le había hecho, argumentando que se trataba de su “hijo”. Cuando despertó, estaba rodeada por varios policías que inspeccionaban sus partes íntimas. Ahora, seguirá el proceso en libertad pero con una fuerte condena social al proceso judicial y atención de organismos internacionales para tratar de obtener una absolución.

Infonews