Cooperativistas no dialogarán y exigen liberar a detenidos

La Federación Nacional de Cooperativas Mineras de Bolivia (Fencomin), en un ampliado de emergencia que se realizó este martes en Oruro, determinó no restablecer la mesa del diálogo con el Gobierno mientras no sean liberados sus 10 afiliados, que se encuentran encarcelados en el penal de San Pedro de La Paz tras las violentas jornadas de bloqueo de caminos.

“Se ha determinado en primera instancia que se va a esperar la carta de respuesta del Gobierno (sobre nuestras demandas) y luego de eso no se va asistir a ningún diálogo, mientras no liberen o no suelten a nuestros compañeros detenidos”, dijo a ANF Federico Escobar, presidente de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras (Fedecomin) de La Paz.

Asimismo, según Escobar, la mayoría de las federaciones departamentales respaldó la decisión que asumió la pasada jornada la Fedecomin de La Paz para que en un plazo máximo de 48 horas los detenidos sean liberados.

“En ese sentido, la federación nacional igual sacó un voto resolutivo y también está dando 48 horas de plazo al Gobierno a partir de hoy para que liberen a nuestros compañeros, en caso de que en ese plazo no sean liberados, nosotros tomaremos medidas, mismas que por estrategia no podemos adelantar”, afirmó.

El pasado sábado, 10 cooperativistas mineros fueron enviados a la cárcel de San Pedro por la presunta comisión de seis delitos, entre ellos, atentados contra miembros de organismos de seguridad del Estado y atentados contra bienes públicos.

Entre el miércoles y viernes de la semana pasada, los cooperativistas mineros del país bloquearon las principales carreteras del país en protesta contra la modificación de la Ley General de Cooperativas y exigiendo atención a su pliego petitorio.

En las dos primeras jornadas, los movilizados se enfrentaron con los policías, en medio de una serie de explosiones de cachorros de dinamita, dejando decenas de heridos de ambos bandos.

Tras esa violencia desatada, finalmente la dirigencia de los cooperativistas declaró cuarto intermedio en sus medidas de presión e instaló la mesa de diálogo con el Gobierno la noche del viernes. Horas después el encuentro quedó en suspenso.

El Deber