Los indígenas constituyen mayoría entre quienes emigran desde este país con el objetivo de llegar a Estados Unidos para mejorar sus condiciones de vida, refieren este domingo informes del Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala (Conamigua).

Los departamentos occidentales del territorio, cercanos a México, son los más marcados por el éxodo de personas -sobre todo originarias-, que procuran escapar de la falta de oportunidades de desarrollo, de ingresos económicos, del racismo, la discriminación, y en ciertos casos lograr la reunificación familiar.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Guatemala los indígenas continúan sujetos a la miseria y a la esclavitud a través de formas de sometimiento con fines de explotación económica.

El trabajo forzado y la explotación servil continúan pesando sobre amplio número de originarios en más de cinco mil 43 unidades productivas agrícolas distribuidas por el país, precisa un documento emitido por esa dependencia de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El texto, titulado Situación de los derechos humanos en Guatemala: Diversidad, desigualdad y exclusión, agrega que en las identificadas como unidades productivas agrícolas permanecen múltiples colonias de peones o mozos colones que no son más que familias y comunidades dedicadas hace varias generaciones a servir a los patronos por salarios paupérrimos.

Radio La Primerisima