Representantes de los pueblos originarios de la Ciudad de México exigieron ayer a asambleístas constituyentes incluir en la Carta Magna local la figura de coordinador territorial y que sea electo por los propios grupos indígenas.

Durante el foro “Reconocimiento de los Pueblos Originarios en la Constitución de la Ciudad de México”, que encabezó el Luciano Jimeno Huanosta, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), también demandaron inclusión y respeto a sus métodos de elección interna.

Al tomar la palabra ante los asambleístas constituyentes de diversos partidos políticos, los integrantes de esos pueblos precisaron que su forma de elección de gobierno es más democrática.

Por ejemplo, Casimiro Becerril González, coordinador territorial de Santa María Tepepan, Xochimilco, urgió a los asambleístas a legislar en favor del reconocimiento de derechos humanos en la Carta Marga, los cuales, explicó, ya están plasmados en la declaración de la Organización de las Naciones Unidas sobre derechos de los pueblos indígenas.

Informó que en las delegaciones Milpa Alta, Tláhuac, Xochimilco y Tlalpan, desde sus inicios prevalece una forma de gobierno que proviene de los cargos indígenas, y recibe el nombre de coordinador territorial.

En su participación, Andrés Lira González, director de la Academia Mexicana de la Historia, manifestó la necesidad de saber los orígenes históricos de los pueblos y barrios originarios de la Ciudad de México, en el marco del proceso constituyente.

En el mismo tenor, la maestra, Verónica Briseño Benítez, académica de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, enfatizó que el reto de la Asamblea Constituyente es reconocer al coordinador territorial.

Refirió la importancia de la consulta y participación de los pueblos originarios, ya que existen 42 de ellos y 39 coordinadores territoriales, lo que hace evidente la notoria participación de los habitantes en las elecciones de esa figura.

Con base en lo anterior, se exigió considerar en la Constitución de la capital del país la figura del coordinador territorial, electa por los propios grupos indígenas y pueblos originarios, “mantenerlo de otra forma es solo reducirlo a un proceso electoral y no de inclusión”, recalcaron.

Al respecto, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ALDF opinó que el Constituyente tiene la oportunidad histórica de garantizar inclusión, protección y derechos ancestrales a dicho sector. Es ya una exigencia, subrayó, consultar a esos grupos y su derecho a la autodeterminación.

La figura de coordinador territorial o subdelegado es una forma de organización que demostró funcionalidad y promueve mayor participación, afirmó el asambleísta del Partido Humanista.

“El Constituyente, sin duda, es la oportunidad histórica para que los pueblos y comunidades indígenas residentes en la capital del país tengan el marco normativo correspondiente, que les garantice el reconocimiento, la protección y promoción de sus derechos”, destacó Jimeno Huanosta.

Por su parte, José Encarnación Alfaro Cázares, presidente de la Comisión Especial para la Reforma Política de la ALDF, afirmó que legislar en este sentido es un “reto histórico” y reiteró el compromiso de este órgano autónomo en acompañar las determinaciones que asambleístas constituyentes realicen y una legislación secundaria que exprese la defensa y reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios.

“La Ciudad de México, entidad federal autónoma, seguirá siendo, como en los tiempos de los pueblos originarios, el centro del universo”, finalizó.

El Sol de México