El Banco de Sur: Piedra angular para la soberanía financiera de América del Sur

El Canciller ecuatoriano, Guillaume Long, anunció que la III Reunión del Consejo de Ministros de Finanzas del Banco del Sur y la III Reunión Ordinaria del Consejo de Administración del Banco del Sur se realizarán del 30 de agosto al 1 de septiembre en Quito, en la que participarán los países que han ratificado la construcción de la nueva arquitectura financiera: Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay y Venezuela.

“El Banco del Sur es una herramienta que nosotros consideramos vital, para el desarrollo de América del Sur. Creemos que es una muy buena noticia que hayamos logrado el consenso acuerdo regional para poder tener esta reunión”, sostuvo.

El Canciller aclaró que la creación de bancos de desarrollo es compleja, tal como sucedió con el Banco de Desarrollo Asiático y Africano. “Son capitales importantes que los países tienen que depositar para crear una nueva arquitectura financiera. Es una verdadera política de Estado por parte del Ecuador el poder tener un Banco del Sur que sirva a los intereses de los países de nuestra región”.

Otro pilar para el desarrollo del Banco del Sur es la inmensa cantidad de recursos que América Latina ha depositado en el resto del mundo. Se estima, dijo el Canciller Long, que alrededor de un billón de dólares (1 000. 000. 000. 000) están fuera de América Latina y, de este monto, se estima que el 75 % estarían en Estados Unidos.

“Ahora que estamos en un debate sobre los paraísos fiscales, estimamos que en Ecuador probablemente un monto equivalente al 30 % de nuestro PIB está depositado fuera del país, de ahí que la necesidad imperante de tener un Banco del Sur se vuelve aún más relevante. Creo que es una parte fundamental del Pacto Ético, que estamos tratando de construir”.

América del Sur atraviesa grandes problemas financieros, por lo que es una pena, reconoció el ministro Long, que no se haya podido entregar el fondo inicial con antelación, “hay que aprovechar el hecho de que los países fundadores y los cinco que han ratificado el Banco del Sur en los respectivos espacios legislativos son los que se darán cita en Quito para avanzar en la construcción del Banco del Sur. Ecuador tendrá que aportar apenas 400 mil dólares el primer año, lo que es un monto razonable”.

El Banco de Sur: Piedra angular para la soberanía financiera de América del Sur El Banco de Sur: Piedra angular para la soberanía financiera de América del Sur
El Canciller reiteró que la existencia del Banco del Sur es una propuesta de Estado, de ahí que sea importante la presencia de gobiernos con otras tendencias políticas que han confirmado su presencia en encuentro de la próxima semana. “Divididos somos más vulnerables sobre todos los países del sur, pero si tenemos políticas regionales, integración y una banca de desarrollo regional enfrentaremos de mejor forma los retos de la globalización y del siglo XXI”.

El Ministro Coordinador de Conocimiento y Talento Humano, Andrés Arauz, en su calidad de Director Ejecutivo en Ecuador del Banco del Sur, indicó que se espera la reunión de la próxima semana para llegar a un acuerdo sobre cronogramas de desembolsos.

Arauz, de su parte, aclaró que el objetivo central de esta iniciativa de financiamiento es su vinculación con los mecanismos de integración de la Unasur, de ahí que se ha planteado que el Banco participe en las sesiones del organismo regional.

“La Unasur está constituida por consejos ministeriales, por ejemplo el de Infraestructura y Planificación (Cosiplan) que cuenta con una serie de proyectos que representan un potencial para la colocación de créditos”.

Una vez que el Banco entre en operación permitirá financiar tanto proyectos de vialidad como integración ferroviaria, algo vital, si se toma en cuenta que el déficit de financiamiento para infraestructura en la región alcanza más de 180 mil millones de dólares al año, de acuerdo con la Cepal, precisó Arauz.

El Banco podrá, además, costear otros proyectos como la creación de una red de conectividad interna en la región u otras propuestas emitidas por los Consejos de Energía o Salud de la Unasur.

Además, esta entidad financiera regional permitirá a los países invertir en ciencia y tecnología y en inversión para investigación. La región, actualmente, no cuenta con ningún mecanismo de financiamiento para este tipo de proyectos fundamentales para la integración y el desarrollo. “El Banco será también un administrador de fideicomisos, por lo que se pueden apoyar iniciativas, con la participación de países sin que estos sean necesariamente miembros”.

Posteriormente, dijo Arauz, se entregarán los aportes para los próximos cinco o diez años. La idea es llegar a la cifra de 7 mil millones de dólares de capital. “El Banco no solo se financiará con los aportes de los países, sino que buscará los fondos que América Latina tiene depositados e invertidos en países del norte como Estados Unidos y Suiza”.

Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador