Su Excelencia Sr Jocelerme PRIVERT,

Presidente interino de la República de Haití,

Objeto: Demanda para que se indemnice a las víctimas del cólera.

Señor Presidente,

La Oficina de las Organizaciones de Defensa de los Derechos Humanos (BODDH), en su misión primera de defender los derechos humanos y la dignidad del pueblo haitiano, en particular los derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales de los más desprotegidos y los de las víctimas del cólera, le requiere intervenga en el seno de las Naciones Unidas para que se constituya la Comisión que atienda los reclamos contenidos en el Acuerdo de la Sede del 9 de julio de 2004, a fin de exigir la reparación de las víctimas del cólera, cuya epidemia fue importada por las Naciones Unidas a Haití en octubre del año 2010.

Señor Presidente, desde el mes de octubre de 2010, el cólera no cesa de infectar a millares de haitianos y ha causado la muerte de más de 13.000 personas censadas, sin contar los muertos de las comunidades enterrados sin declaración en la Oficina del Registro Civil.

Es tiempo de decir basta! Basta para los haitianos y la clase de los pobres, la más afectada por esta epidemia. Alcanza con verificar los datos estadísticos relativos a los departamentos de la Grand ´Anse, del Centro, del Norte, del Noroeste, del Noreste, del Sur, del Sudeste, del Oeste y del Artibonite para ilustrar esta realidad.

Señor Presidente, el BODDH quiere recordarle que luego de la introducción del cólera en Haití, los estudios epidemiológicos fueron realizados por investigadores , entre ellos, el doctor francés Renaud PIARROUX, científicos noruegos e incluso por un equipo diligenciado por las Naciones Unidas, una de cuyas investigadoras fue Daniele LANTAGNE. Todos concluyeron que el contingente nepalés de los cascos azules de las Naciones Unidas en el año 2010 es el principal responsable de la propagación de la epidemia del cólera tras el vertido de las materias fecales en el río Meille, un afluente del río Artibonite, situado cerca de Mirebalais.

La infección de las víctimas del cólera, la muerte de las personas infectadas, los gastos funerarios y de tratamientos, el hecho de dejar huérfanos a niños de escasa edad, en ciertas familias, todo esto tiene consecuencias morales y financieras sobre las víctimas.

Señor Presidente, por la defensa de los intereses del pueblo haitiano y los de las víctimas del cólera, el derecho haitiano, los instrumentos jurídicos internacionales y el Acuerdo de la Sede que establece la MINUSTAH en Haití le otorgan provisiones legales y le obligan a intervenir en el interés del pueblo haitiano en su calidad de jefe de la diplomacia y de las relaciones internacionales en virtud de la Constitución de 1987 enmendada (artículo 139).

En efecto, la introducción del cólera en Haití, que ha causado la muerte y la infección de las víctimas es reparable con 50.000 dólares americanos para cada persona infectada -sin contar los gastos médicos, funerarios y otras expensas realizadas-, en virtud del Acuerdo de la Sede en su artículo 54, de la Convención de Londres del 13 de mayo de 1946 y del Informe del Secretario General de la ONU sobre los aspectos administrativos y financieros de las operaciones del mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas concernientes a Kosovo, de fecha 21 de mayo de 1997, la Resolución 52/ 247 del 26 de junio de 1998 de las Naciones Unidas, la jurisprudencia, especialmente el caso Cumaraswamy, y las reparaciones en virtud del caso del Congo que implican a países como Bélgica, Suiza, Italia, y prevén todas las indemnizaciones a las víctimas de las fuerzas del mantenimiento de la paz de la ONU.

Señor Presidente, según el artículo 5 del Acuerdo de la Sede del 9 de julio del año 2004, la MINUSTAH y sus miembros debían respetar todas las leyes y reglamentos del país. El Representante en Haití debía tomar todas las disposiciones deseadas para asegurar el respeto de estas obligaciones.

Por fin, Señor Presidente, en el momento en que haitianos como los periodistas de la radio CPAM en Canadá (Jean Ernest PIERRE, Pierre EMMANUEL, Ismael WEBERT, Jean FILS-AIMÉ, etc), miembros de las organizaciones nacionales y extranjeras como la Congresswoman americana Maime WATERS, la periodista Junia BARREAU de Canadá, llevan adelante la lucha en las Naciones Unidas o frente a sus gobiernos para que se indemnicen las víctimas del cólera, el BODDH desea que Usted se distinga del silencio y del letargo utilizados por los Jefes de Estado que le han precedido y han defeccionado de su misión de defender el derecho de los haitianos ante las instituciones internacionales.

En efecto, el BODDH le solicita iniciar un recurso en la sede de la ONU para formar una Comisión de Reclamos para que se indemnice a las víctimas del cólera.

¡Defendamos a Haití! ¡Defendamos la dignidad del pueblo haitiano!

Reciba, Señor Presidente, la expresión de nuestros saludos patrióticos.

Por BODDH:

Me. Jecceus JOSEPH, abogado Coordinador general

CC:

Primer Ministro Enex JEAN-CHARLES

Ministerio de Justicia, Camille ÉDOUARD Junior

Comisión de Salud del Senado

Comisión de la Salud de la Cámara de Diputados

Comisión de Justicia del Senado

Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados

+++

Documento recibido de sus autores.

Traducción del original en francés Coordinadora Uruguaya por el retiro de las tropas de Haití.

Haití No Minustah