Candidatos se cantan ganadores tras resultados de encuesta

 

El que hayan salido a’lante o atrás no es un issue, ¡por el momento!

Los tres candidatos de los principales partidos políticos del País están contentos con los resultados de la encuesta publicada ayer por El Nuevo Día, que revela que si las elecciones fuesen hoy el candidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Ricardo Rosselló, le ganaría a su principal contendiente del Partido Popular Democrático (PPD), David Bernier.

“El pueblo está con nosotros”, fue la reacción inmediata de Rosselló.

Para Bernier, los resultados marcan “una tendencia importante de crecimiento” de su candidatura, “y de igual forma un cierre de brecha que también es constante en distintos estudios que se observan (en su colectividad)”.

Mientras, en opinión de María de Lourdes Santiago, la candidata del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) a la gobernación, lo que refleja la encuesta es que “en estos momentos el PIP es el único partido que está en mejor posición que en las elecciones pasadas”.

La encuesta que se realizó del 7 al 10 de agosto de 2016, pone al frente a Rosselló con el 42% del electorado, mientras que Bernier obtuvo el favor del 35% de los encuestados.

A tres meses de las elecciones, los números para los otros cuatro candidatos a la gobernación reflejan un 4% para la candidata independiente Alexandra Lúgaro; un 3% para Santiago; un 2 % para el candidato independiente, Manuel Cidre y un 1 % para Rafael Bernabe, del Partido del Pueblo Trabajador (PPT).
El líder novoprogresista informó que aunque las encuestas internas de esa colectividad “reflejan una ventaja mucho más amplia, el resultado es el mismo”.
Para Rosselló, “existe un gran contraste con el candidato del PPD, quien pide que le crean negando su propia administración. Tratar de hacerle creer a la gente que nada ha pasado, que él no fue el segundo en mando de esta administración y quien le hizo las vacaciones al gobernador (Alejandro García Padilla), es creer que puede subestimar a un pueblo que se cansó de que le mientan y atenten contra su bolsillo como lo han hecho con más de 90 impuestos”, agregó.

Sin embargo, para Bernier, los últimos meses han servido, precisamente, para que la gente pueda ver el contraste entre él y su principal contrincante, Rosselló.

“Esta va a ser una campaña muy intensa…, en la medida en que se ha ido marcando el contraste que es muy evidente entre el candidato del PNP y el mío. En la medida en que el País ha ido comprendiendo la importancia que tienen estas elecciones para el futuro del País, nuestra candidatura se va fortaleciendo”, declaró Bernier a Primera Hora.

Mencionó que la mayor diferencia que ha ido surgiendo entre ambos, es su “experiencia en la gestión de Gobierno. De igual forma en el manejo de asuntos complejos, y la capacidad de poder trabajar con gente de distintas ideologías que garantiza una estabilidad social y política sin la cual no se puede materializar la necesaria recuperación fiscal y de desarrollo económico del País”.

Sobre los resultados de la encuesta, Bernier dijo que los números internos “son consistentes en el crecimiento y arraigo que nuestra candidatura ha tenido en los sectores no afiliados, que es fundamental a la hora de evaluar a los indecisos. Y cuando tú colocas estos números en la trayectoria histórica de esta encuesta, la tendencia es clara hacia una victoria nuestra de las próximas elecciones”, aseguró.

A los electores indecisos, que aún a semanas de las elecciones podrían significar un por ciento bastante considerable, según encuestas de pasadas elecciones, Bernier les dijo que “tienen que tomar en consideración que estas elecciones son posiblemente las más importantes de la historia moderna del País”.

“La decisión de ellos, como electores, es fundamental para el Puerto Rico del futuro; de ellos depende que haya estabilidad social y política, que haya un ambiente adecuado para poder enfrentar la crisis que vive Puerto Rico y que en última instancia los va a afectar a ellos, nos va a afectar a todos”, afirmó.

La encuesta de El Nuevo Día reflejó que un 2% de los electores inscritos para votar no iría a las urnas y el 11% restante no está seguro a quién favorecería el próximo noviembre.

Por su parte, Santiago indicó a este medio que mientras el PIP es “el único partido que está en mejor posición que en las elecciones pasadas”, los populares y los novoprogresistas “han visto reducido sus votos”.

Sin embargo, dijo “que no nos podemos fiar del todo, de un mecanismo que tiene un 3% de error y que por lo tanto es muy impreciso para medir el desempeño de una institución como el PIP”.

El margen de error en la base completa de la encuesta, en la que participaron mil personas, es de ±3.1%.

Sobre el que Lúgaro la aventaje en esta encuesta, siendo una candidata que se lanzó al ruedo político hace poco tiempo, Santiago mencionó que “lo que pasa es que (Lúgaro) es una candidata que reproduce buena parte del mensaje del Partido Popular, en posturas como decir en medio de la crisis que está el país que el estatus no es importante, que lo importante es la estabilidad. Este es el discurso de David Bernier”.

Dijo que por esa y otras posturas, que son propias del PPD, se podría inclinar gente “que esté descontenta con el liderato PPD, pero que siga abrazada a esas posiciones retrógadas”.

Sobre los indecisos, cuestionó qué incentivo tiene para votar un popular o un penepé descontento. “Quienes tenemos el incentivo para votar somos los independentistas. Los populares, con su proyecto golpeado, en el piso, el ELA destruido. Los estadistas saben que la anexión está más lejos que nunca. Es natural que hayan personas identificadas con esos partidos que no quieran votar”, sostuvo.

Primera Hora